eff2015Aunque una cosa es “confidencial” y otra es “segura” (y no entremos a hablar de fotos), es curioso ver que la empresa de la manzana pone más limitaciones al acceso oficial a sus datos que muchas otras.

La Electronic Frontier Foundation es una entidad bastante radical en la defensa de la privacidad y la confidencialidad online, entre otros principios. Busca, en general, limitar el control de gobiernos e instituciones en Internet en favor de la libertad individual. Ha favorecido la encriptación, el código abierto y la independencia de internet. Y a pesar de esas excentricidades, es bastante seria y respetada.

Entre los muchos informes y estudios que publica para avanzar su causa hay uno, el informe anual “Who’s got your back?” (libremente, “¿Quién está de tu lado?”), que acaba de salir y llama ligeramente la atención. Igual que otros grupos de presión, la EFF disfruta poniendo en el disparadero a empresas y entidades famosas para generar una carrera hacia donde las quiere tener. En este caso, hacia una mejor política de privacidad.

Gracias a los escándalos de los últimos años, sabemos (antes sólo estábamos seguros) que el gobierno estadounidense, entre otros, accedía de forma regular a datos almancenados en empresas privadas. Algunos mediante auténticos hackeos (Google), otros mediante colaboración más o menos abierta (empresas de telefonía). Dejando aparte si es buena idea o no, así como lo que puedan hacer los chinos, la EFF plantea cinco pruebas:

  • Si la empresa sigue las mejores prácticas aceptadas por la industria (tal como las entiende la EFF).
  • Si avisa a sus usuarios en caso de que un gobierno pida datos.
  • Si informa de sus políticas de retención de datos (i.e. lo que conserva aunque alguien se vaya).
  • Si avisa de las peticiones de retirada de contenido por parte un gobierno.
  • Si se opone a la existencia de puertas traseras (referido a las accesibles por el gobierno).

Apple, junto con Adobe, WordPress, Yahoo, Wikimedia, Credo y Dropbox, recibieron cinco estrellas. Facebook (entre otras muchas) recibió cuatro. Whatsapp, la aplicación de mensajería más utilizada en España (ahí fuera se usa cada vez más su competidor Line) y propiedad de Facebook, sólo consigue una, y es la de “oposición a puertas traseras” que hereda de su nuevo dueño.

No deja de llamar la atención la mezcla de criterios que usa la EFF. El primero es técnico, el tercero es de cajón, el cuarto es irrelevante… el segundo protege a usuarios que puedan estar almacenando información comprometedora (¿avisar a un sospechoso de que viene la policía?), y el quinto es una simple declaración de principios sin efectos prácticos.

En cualquier caso, de acuerdo con la EFF, Apple está de tu lado.

Puedes comentar lo seguro que te sientes en los foros .