Se rumorea que en la próxima WWDC de agosto Apple podría cambiar el kernel de Mac OS X, de XNU a una versión de Xen.

Al parecer, una de las interesantes ventajas de la adaptación sería aprovechar la tecnología del hipervisor de la Universidad de Cambridge para la virtualización en sus Macintosh.

Xen se desarrolló en la Universidad de Cambridge y tiene una creciente notoriedad en la comunidad Open Source.

Hablando claro, es un sistema que permite hacer funcionar distintos sistemas operativos sobre el mismo hardware, bien separados y con buen rendimiento. Estrictamente, Xen es un "VMM paravirtualizador", donde VMM significa "Monitor de máquina virtual"; y lo que significa es que el sistema operativo se modifica en algunas áreas concretas para que corra sobre un "hypervisor" que funciona justo sobre el hardware, de modo que no haya que modificar las aplicaciones (por ejemplo, VMWare modifica las aplicaciones y no toca el sistema operativo), lo que mejora el rendimiento. Desde ése punto, Xen puede hacer correr dos sistemas operativos a la vez: no uno sobre otro sino en paralelo, aprovechando la famosa capacidad de virtualización de los nuevos procesadores Intel de los Macs de un modo mucho más eficiente, estable y separado que VMWare y similares.

Se sabe que los desarrolladores de XenSource están trabajando a título personal en adaptar Mac OS X a Xen; ahora mismo son completamente incompatibles porque Mac OS X tiene su propia virtualización, de modo que el único modo de hacer correr Xen sobre un Mac es con Dual Boot (luego ya se puede correr lo que se quiera sobre Xen, sea Linux o Windows). Esperan tenerlo adaptado para fin de año.

Otra cosa sería un cambio de kernel; si el rumor (de bases poco claras) tiene algo de cierto, sería un cambio sustancial en la arquitectura del Mac OS.

… sigue leyendo