video-edit-20100607Esta tarde, a eso de las 19,00 (hora peninsular española; si estás en la costa Oeste de EEUU serán las 10,00) comenzará una conferencia de prensa de lo más inusual en la historia de Apple. Lo que se diga y lo que se anuncie puede ser importante.

Como muchos habréis leído, las nuevas antenas exteriores del iPhone 4 (que lo rodean formando el anillo metálico exterior) han dado unos cuantos disgustos. Parece que según se agarre el aparato, puede disminuir la conexión hasta el punto de perderse la señal. En algunos casos. Según y como. Parece que menos si usas guantes.

Si bien la inmensa mayoría de los usuarios (incluso los que tienen el problema) dicen que les funciona mejor que el iPhone G3 en la red de AT&T (no comment), la prensa, blogs y otros comentaristas estadounidenses han estado criticando, opinando y en general levantando un ruido considerable con este tema. Los promotores de Android y otros rivales comerciales se lo han pasado en grande. Hasta la revista Consumer Report (algo parecido a las de la OCU en España) ha dicho que no puede recomendar el aparato por que tiene ese "problema de hardware".

Apple ha dicho varias cosas, empezando porque era un problema estético (las barritas no mostraban la cobertura real debido a un problema de software que no afecta al rendimiento, 2 de Julio). Sin embargo, el recentísimo iOS 4.0.1 no incluye parche alguno que lo solucione.

La cosa se ha ido calentando cuando han aparecido demostraciones razonablemente serias de que el problema de falta de recepción es real, y aparece (y puede cortar una llamada si la señal no es muy potente) cuando el aparato se sujeta apretando sobre el punto de la esquina inferior izquierda donde se juntan las dos antenas. Eso no quiere decir que no se pueda corregir por software, pero pinta mal, porque el origen es debido a la pérdida de potencia derivada de poner la antena (las dos antenas a la vez) en contacto con la piel. Recordemos que no están protegidas por ningún aislante.

Finalmente, Apple se ha puesto en contacto directamente con varios medios de prensa para convocarles a una reunión esta tarde en la que se hablará del tema.

¿Porqué es importante?

Porque se está rifando la primera retirada de producto de la historia de Apple. Por valor de unos 1.500 millones de euros.

Porque el impacto en su imagen de una mala resolución de este problema podría ser (está siendo) serio, y está siendo utilizado para promover a la competencia.

Porque sea cual sea la conclusión (parche software, reparación en Apple Store, regalo de protectores, sustitución de aparatos) hay muchísima gente, y muchísimas ventas, esperando a ver cómo las gasta Apple. Y es posible que los inversores también.

Porque dependiendo de cual sea el origen del problema, es probable que alguien (interno o externo… y si es un proveedor, le va a doler) se lleve una colleja pública en directo. Teniendo en cuenta que hubo quien avisó del posible problema (no nos referimos a la información de Bloomberg, que ha sido desmentida por Apple, sino a fuentes externas a la empresa: el profesor Gert Pederson), las papeletas son de que al menos en parte Apple asuma la culpa.

Y recordemos que éste tampoco es el único problema detectado en el iPhone 4: hay incidencias en el funcionamiento del sensor de proximidad (es decir, a veces se olvida de que está siendo usado y activa la pantalla).

Puedes comentar el artículo (y la noticia que salga) en los foros.