Durante los últimos meses, Apple ha introducido en el iOS distintas herramientas que refuerzan el control que los padres pueden ejercer sobre el modo en que los hijos usan el teléfono, incluyendo el seguimiento del tiempo dedicado. Ya era posible limitar lo que se instala y las apps que se usan, así como los contenidos que se ven.

A continuación y a lo largo del año han ido eliminando 11 de las 17 aplicaciones dedicadas a este espacio en el App Store (la cuenta es del New York Times, que ha publicado un artículo sobre el tema). Por ejemplo, retiró OurPact, una app de monitorización de tiempo de uso que es “mas agresiva” a la hora de limitar el tiempo en pantalla.

Otras dos aplicaciones afectadas, Kidslox y Qustodio, han presentado una queja a la oficina del comisario de la competencia de la Unión Europea diciendo que Apple exigió cambios en sus aplicaciones que las hicieron “menos útiles” que las propias herramientas de Apple. Y Kaspersky ha presentado la misma queja en Rusia ante las autoridades antimonopolio. Otros se han quejado de que el proceso de baja se hizo sin informarles suficientemente de los problemas que supuestamente presentaban sus apps, de modo que no tuvieron oportunidad de corregirlos antes de que Apple las retirara (con el impacto evidente en su negocio).

Apple ha declarado que retiró o exigió cambios a estas aplicaciones porque acumulaban demasiados datos de los niños y los ponían a disposición de sus padres, rompiendo la privacidad. También ha acusado a algunas de infringir las reglas del App Store al permitir que un teléfono controle a otro usando tecnología MDM. Estas herramientas están diseñada para que una empresa controle los aparatos de sus empleados, algo que se hace para distribuir y mantener software corporativo y garantizar entornos seguros, y se distribuyen fuera del App Store. “MDM le otorga a un tercero control y acceso sobre un mecanismo y su información más confidencial, incluida la ubicación del usuario, su uso, las cuentas de correo electrónico, los permisos de la cámara y el historial de navegación. Esta es una clara violación de las políticas de la App Store”, dice Apple.

Schiller ha llegado a decir que Apple ha “ayudado a proteger a nuestros hijos de tecnologías que podrían usarse para violar su privacidad y seguridad” mientras la portavoz de la empresa mantiene que “tratamos a toda las aplicaciones igual, incluyendo a las que compiten con nuestros propios servicios”.

Las plataformas y el abuso de posición

Este caso tiene dos aspectos. Por un lado está el caso concreto del uso de la privacidad para desdentar a la competencia, con razón o sin ella. Y por otro, está lo que va a ser cada vez más un dolor de cabeza para Apple como ya lo fue para Microsoft y empieza a serlo para Google y Amazon. No se puede ser una “plataforma” que distribuye servicios de terceros, y competir con ellos a la vez, sin que asome la sospecha de favoritismo y que metan la nariz los organismos de defensa de la competencia, afortunadamente. Esto se agrava cuando no se presta la atención suficiente a demostrar esa neutralidad en cada movimiento. Y (hagan lo que hagan) cuanto más potente sea la plataforma, más riesgo existe de que pase como con Spotify y además te demanden por abuso de monopolio por cobrar por ella.

La posición tradicional del Departamento de Justicia estadounidense es “dejar hacer” hasta que la competencia resuelva el problema, pero ya intervino cuando Microsoft quiso imponer Explorer o dificultó la integración de otras aplicaciones en Windows. Y la Unión Europea está cada vez más activa en este terreno: ya ha multado varias veces a Google para intentar obligarle a mantener la neutralidad en su buscador y en Android. Algo que beneficia sin duda a los consumidores y las pequeñas empresas… y va a hacer la vida interesante a los gigantes tecnológicos.

Hace muchos años ya propugnábamos aquí (y en revistas del ramo) que el DoJ dividiera a Microsoft, separando Windows de sus aplicaciones. Hoy la senadora Warren propone lo mismo en EEUU, pero respecto al App Store y Apple. Y habrá más casos. La cuestión está sin cerrar, y cuanto más poder acumulen las plataformas, más interés tendrá la respuesta.

Cuéntanos qué te parece en los foros.