Google ya está tomando posiciones, Apple ya tiene la maquinaria, toda la industria está mirando… y el día 22 empieza un NAB sin preanuncios de Apple.

Para los que no lo recuerden, el NAB de Las Vegas es la reunión anual de la industria de la teledifusión en los EEUU. Se pasean todas las novedades en edición y difusión de contenidos, sea hardware, software o servicios. Todos los años, Apple tiene una presencia importante tanto en la sala como fuera de ella; fuera, porque habitualmente celebra una reunión con los usuarios que vienen a la feria, y dentro porque sus productos son herramientas habituales de la industria de los contenidos multimedia.

Pero este año puede que veamos algo más. O no.

La competencia ha tomado la salida

A diferencia del mercado de la música online, el vídeo online es un nicho poco concurrido: ni siquiera las cadenas de TV por cable ofrecen realmente contenidos "a la carta". La necesidad de un ancho de banda suficiente, la complejidad de la fijación de precios y la fragmentación de los mercados han congelado la realización de los sueños de la industria durante muchos años.

Apple lleva tiempo distribuyendo vídeo online (si queréis ver cuánto, no os perdáis éste artículo de 1.999), ha probado muchos modos, y fue casi la primera en intentar convertirlo en un modelo de negocio. Lo anunciaron discretamente. Apoyados en el iPod (indudablemente el peor modo de ver una película o una serie que hay en el mercado, con excepción de algunas cafeteras), para no alarmar. Era "una prueba", dijeron. Una prueba que empezó con la difusión de vídeos promocionales y clips de las canciones de la iTMS, y discretamente (o no tanto) se fue extendiendo a capítulos de series recién emitidos, a precio fijo. Cada vez más series.

Todo el mundo tenía la vista puesta en Apple para el siguiente paso: la venta de películas enteras, acceso a contenidos de archivo, la tienda online, la cadena de TV personalizada al fin.

Pero Apple ha seguido callada, y ha sido Google la que ha anunciado Google Vídeo a comienzos de año: un servicio que no sólo permite comprar capítulos recién emitidos de series de éxito (CSI, por ejemplo), à la iTMS, sino también capítulos antiguos de varias series de prestigio (Star Trek, por ejemplo). Y lo que es más grave: ahora están trabajando en permitir que cualquiera pueda poner online su contenido y cobrar por él. Es decir, pretende conseguir lo que Apple no ha sido capaz de hacer ni con el iTMS: desintermediar los contenidos audiovisuales, dejando que cualquier productor pueda ofrecer su producto sin pasar por una distribuidora.

Dejando aparte los problemas técnicos y legales que Google está teniendo (ya ha reconocido "muchos errores" con el servicio), y que acabarán superando de un modo u otro, el hecho es que Apple ya tiene competencia en el mercado de los capítulos a 1,99 dólares, y es un competidor que permite bajarse los contenidos al iPod.

Yahoo tampoco se queda atrás, y ya ha anunciado que entrará en este juego. En Yahoo Video Search, están perfeccionando la maquinaria y la ventaja que tienen sobre Apple: Yahoo y Google pueden complementar su oferta con "el resto" de lo que se encuentra en la web al buscar unos contenidos concretos. Yahoo no es el más eficiente ni el más potente, pero sí que tiene dinero y tráfico para garantizar que la alternativa que construya será viable.

Por supuesto, Microsoft anuncia también sus propios proyectos en este sentido, dentro de un MSN que está intentando revitalizar. Es cierto que Microsoft siempre anuncia que estará en todos los mercados, pero es que en éste es cierto que tiene un papel que jugar: el estándar de gestión de los derechos de autor que más gusta en la industria es de ellos. Aunque Apple está consiguiendo funcionar con el suyo hasta ahora, una cosa son capítulos y otra largometrajes: habrá que ver cómo lo hacen.

Akamai y la conexión Intel

Los que recuerdan tiempos pasados (ver ése artículo del comienzo) pueden recordar también que Akamai, una empresa dedicada a hacer de "repetidor" inteligente para agilizar el tráfico online de contenidos multimedia, no sólo es una antigua socia de Apple, sino que la empresa de la manzaba estuvo entre sus accionistas iniciales. Y algo como Akamai es esencial para abordar la distribución masiva de contenidos del tamaño de películas en alta calidad.

Algunos usuarios (e incluso algunos comentaristas) llevan rato preguntándose si el paso de Apple a Intel no tendrá nada que ver con la utilización de elementos hardware para gestionar los derechos de las películas. Algo así está justo entre las especialidades de Intel, y haría feliz a la industria, si no a los clientes: a corto plazo algunos se quejarían, porque la piratería de lo comprado sería más difícil que con el iTMS actual.

Sin embargo, hasta la fecha parece que los Macintel no tienen nada parecido a bordo. Ni siquiera el recién resucitado Mini con Intel, el presunto "media center" de Apple, trae DRM por hardware.

Pero el rumor está ahí.

Prohibido mirar desde la barrera

A día de hoy, es evidente que Apple está perdiendo terreno con su cautelosa exploración del mercado del vídeo online, y que lo está haciendo ante alguien que, a diferencia de Microsoft y RealNetworks, tiene las ideas bastante claras en materia tecnológica, mucho público, buenos reflejos y dinero para invertir.

Pero Apple no puede permitir que la arrinconen en este mercado, porque buena parte de su valoración en bolsa se debe a las perspectivas que muchos analistas ven en el negocio del vídeo online. Si Apple sigue inhibiéndose mucho tiempo, si no anuncia el siguiente paso pronto, va a encontrarse en la (últimamente desacostumbrada) situación de "seguidor" en un negocio nuevo. Con el agravante de que Google ha podido observar el iTMS y aprender de Apple. Google ha desarrollado su propio sistema de DRM para gestionar los derechos de esos vídeos y capítulos, un sistema que no es compatible ni con el FairPlay de Apple ni con la criatura de Microsoft. Y su servicio de vídeo está pensado para poder descargar a iPods, o lo que es lo mismo, es un paso en  la posibilidad (que Apple ha pretendido cerrar siempre) de que se puedan disfrutar en el iPod contenidos comprados en tiendas ajenas a Apple.

No hay mejor defensa que un buen ataque. Google Video está en beta, y parece más un sistema de alojamiento de películas tipo YouTube que otra cosa. Google no tiene ni la mitad de la buena relación con los grandes estudios que Apple. Pero si Apple no se decide, tanto las grandes productoras como las independientes apostarán por quien les deja apostar.

El día del anuncio

Una fuente independiente, que puede o no ser fiable (pronto lo sabremos) nos ha advertido de que el próximo día 22 en el NAB veremos novedades por parte de Apple en el mercado del vídeo online, y que serán "justo las que esperábamos".

De hecho las keynotes del NAB no están ni anunciadas, y lo más cercano a Apple que aparece en el programa a día de hoy es el foro de Podcasting. Pero nuestra presunta fuente nos ha hecho reflexionar y empezar a darle vueltas al tema. El hecho de que se sepa de primera mano que este año Apple no va a celebrar su evento particular con los usuarios el domingo anterior, como viene siendo costumbre, puede significar que no van a decir nada… o que no quieren soltar nada antes de tiempo. En cualquier caso, los usuarios que solían acudir se han quedado con un palmo de narices (y una reunión del grupo local).

Así que sabemos lo siguiente: Apple se trae algo entre manos, Apple tiene que hacer algo en el mercado de vídeo digital, Apple estará en NAB (pero no quiere hablar de producto con sus usuarios como siempre), y una fuente posiblemente bien informada piensa que Apple va a anunciar algo que le va a dar la delantera sobre Google y poner el iTunes Video Store en primer plano y no al fondo del cajón como ahora.

Señores, esto es Las Vegas. Hagan juego.


Comenta el artículo en los foros
.