Aprovechando el lanzamiento de su nuevo disco, hemos tenido ocasión de hablar de lo divino y lo humano (incluyendo lo musical) con uno de los músicos más originales del panorama actual… y habitual de los foros de Macuarium.

Chema: Antes de nada quiero expresar mi agradecimiento a las personas que he conocido a través de Macuarium, son gente maravillosa y de un gran talento. Quiero agradecer su disposición a Itziar y a Miguel y por supuesto a Christian, Willy y Manuel que me han puesto al día y han compartido sus conocimientos conmigo de manera tan generosa.

portadaCD.jpg

Macuarium  (sonrojándose colectivamente): En la pequeña biografía que se puede leer en tu web comenta que has empezado a estudiar guitarra a los 13 años. ¿De dónde vino ese interés? ¿Cuáles fueron tus primeros pasos con la guitarra, qué experiencias o temas te marcaron?

Chema: Mi amor por la música viene conmigo desde que tengo memoria. Desde siempre quise tocar el piano, pero en mi familia no había tradición musical y tampoco dinero como para comprarlo. Así pues, tuve que aguardar a la adolescencia para permitirme, con unos exiguos ahorros, comprar una guitarra. Comencé tocando tanto guitarra eléctrica como flamenca, tuve algunos maestros y con 22 años me fui a Los Ángeles, al Guitar Institute of Tecnology. En esa época también estudié armonía, arreglos composición, etc.

Temas o experiencias que me marcaron, pues cuando yo empezaba escuchaba con mis amigos grupos como Pink Floyd, Led Zeppelin, Yes, Camel, Deep Purple, Van Halen, etc. Y ver videos de esta gente era una autentica inyección de motivación para aprender. También escuchaba mucho clásico, Bach, Rachmaninov, Chopin, Bartok, y por supuesto flamenco. En mi familia son todos andaluces, así que me empapé de Paco de Lucía, Sabicas, Manolo Sanlucar, Manolo Caracol, Mairena, Valderrama, Camarón, y otros muchos.

flamenco.jpg

Macuarium: ¿Cuales han sido tus influencias a lo largo de tu carrera? Las músicas de nuestra tradición, y no sólo el flamenco, parecen tener un papel. ¿Crees que se pueden hacer cosas nuevas con su lenguaje, su espíritu?

Chema: Pues influencias imagino que muchísimas. Siempre que escucho algo lo hago con interés, así que, de una manera u otra, todo te aporta. He escuchado con gran atención músicos de muy diversos estilos, John Coltrane, Gonzalo Rubalcaba, Dave Liebman, Roger Waters, Kenny Garret, etc. Cuando estudiaba en el Musicians Institute tomé clases con excelentes músicos, Joe Diorio, Don Mock, Scott Henderson, Allen Hinds, Jimie Findlay, Robben Ford y muchos otros. Y de todos ellos aprendí cosas. Pero después de aquella vivencia, lo que considero fundamental es desarrollar tu propio lenguaje musical. Ahondar dentro de uno mismo y enfrentarte directamente a eso que oyes en tu mente. El sentido de pasar horas y horas estudiando está en tener la libertad de tocar aquello que oyes en tu cabeza, sin trabas, sin esfuerzo, dejar tu mente volar libremente y poder interpretar eso que sientes.

Con respecto al flamenco, me interesa por partida doble. Por una parte, como estilo y lenguaje musical. El flamenco tiene una riqueza rítmica y expresiva impresionante, me apasiona componer y tocar tarantas, solea, bulerías, tanguillos, todos los palos. En mi caso, aplico al flamenco mucho de los conceptos armónicos modernos y del jazz contemporáneo. El resultado de esto lo escuchareis en unos meses ya que tengo un disco de flamenco prácticamente terminado. Por otra parte, me interesa la guitarra flamenca como instrumento, me encanta tocar las cosas que interpreto habitualmente en la guitarra eléctrica desde la sonoridad de la guitarra flamenca, con sus técnicas; picado, alzapúa, rasgueos, trémolo, etc. En ese sentido pienso que se abre un universo lleno de posibilidades.

Macuarium:  La "discográfica" Cultura Global Records de tu nuevo disco, parece que va por ese camino, o parecidos. ¿Puedes explicarnos un poco en qué consiste, qué pretende…?

Chema: Bueno debo decir que Cultura Global Records es un proyecto muy humilde todavía y que está naciendo, la verdad es que la responsabilidad en cuanto a distribución, fabricación y otros aspectos en este último disco recae en V2 Records, que es un sello multinacional creado por el fundador de la antigua Virgin. El A&R del sello Chencho Ros y el director financiero, Carlos Rodríguez creyeron en mi y en mi proyecto y me han dado todas las facilidades para editar con ellos. Hasta tal punto, que me sugirieron montar mi propio subsello para también sacar y reeditar el resto de mis trabajos discográficos con ellos. Si la industria discográfica no se hunde, cosa bastante probable, mi intención será apoyar desde mi situación trabajos serios que, tanto a mi como a mi gente de confianza, nos merezcan la pena. Por otra parte, tener tu propio sello te da gran libertad y paz de espíritu. En algunas compañías discográficas hay auténticos boicoteadores de músicos y al mismo tiempo la gente más ignorante la he encontrado trabajando en los puestos más importantes de las compañías de discos. A algunos de ellos les da igual la música, son vendedores, sólo les interesa el dinero y nos quieren hacer creer que esa cantidad de música basura que domina los medios es la música de nuestro tiempo. De eso nada, conozco grandes músicos que no pueden vivir de la música y que si no trabajasen en otra cosa literalmente se morirían de hambre. Tengo alumnos que son auténticos artistas y en cambio cuando oyes la radio o alguna vez pones la televisión siento vergüenza ajena. Te venden como artistas, cantantes o creadores a gente que lleva repitiendo el mismo esquema que ya hacían mucho mejor hace 40 años los Beatles. A este respecto sólo queda preguntarse si estamos todos locos por soportar tanta mediocridad.

Macuarium: ¿Qué opinas sobre la atención que estas músicas están recibiendo de otros músicos? ¿Demasiado centrados en el otro lado del Atlántico a veces?

Chema: La verdad es que no tengo una opinión formada acerca de lo que piensan otros músicos como colectivo o donde ponen su atención. Solo me puedo remitir a mis compañeros más cercanos, con los que suelo trabajar o he trabajado, y la verdad es que, por lo general, lo que despierta la atención es todo aquello que sea personal y donde ves al artista desnudar su alma. Personalmente no me preocupa especialmente lo que se hace en uno u otro lado del Atlántico. Durante tres años de mi vida y en temporadas distintas he vivido en California, sólo porque los músicos con los que quería colaborar vivían allá. Pero ciudades como L.A. o New York son tremendamente cosmopolitas. Puedes escuchar música de todos los países del mundo africana, brasileña, armenia, islandesa, balinesa, de mil tendencias distintas y la verdad es que no ves un denominador común en todo esto, sólo el gran nivel que tienen muchos de estos artistas. En estás dos ciudades puedes ver músicos de un gran nivel en los más variados estilos y tendencias. Creo que, más que mirar a uno u otros puntos cardinales, es más fructífero mirarse al interior de uno mismo y conectar con lo que tu llevas dentro.

LiveValencia.jpg

Macuarium: No se puede definir tu música actual simplemente como Jazz sin ser injusto. ¿Como la definirías tú?

Chema: Creo que lo de etiquetar la música no me corresponde a mi. Yo me limito a tocar lo que siento, lo que escucho en mi cabeza. No me planteo si es Jazz, o flamenco o fusión. A veces tocas una bulería y alguien te dice: eso es Jazz. A veces tocas pasajes en  menor armónico y te dicen, eso suena a flamenco. Yo creo que lo importante para un músico es despojarse del miedo y ser el mismo, buscar su propia identidad, y nuestro deber como profesional es tener el suficiente nivel para tocar cualquier cosa que la cabeza nos dicte. En mis trabajos discográficos he tratado de reflejar eso. Por ejemplo, Las 7 Revelaciones del Silencio, fue un disco considerado “guitarra clásica-contemporánea”, y de hecho promocionalmente se movió en una dirección completamente distinta a como se va a mover el nuevo disco “La Música de El Faquir”.

Ahora, te diré algo que sinceramente me parece importante reseñar, al oyente le corresponde la responsabilidad de saber escuchar, no dejarse llevar por arquetipos, clichés, prejuicios y otras tonterías. Estoy convencido que es más difícil ser un buen oyente que ser un buen músico. Y desgraciadamente a menudo hay gente con más ganas de criticar que de escuchar.

En cualquier caso hoy en día el concepto Jazz es muy amplio, increíblemente amplio. No es como en los años cincuenta o sesenta en los que había varias tendencias muy determinadas. Hoy cuando la gente habla de Jazz puede estar hablando de músicas, lenguajes y estéticas muy diversas que, con frecuencia, solo tienen en común el factor improvisación. Sólo tienes que darte una vuelta por clubs de Paris, Londres, Helsinki, San Francisco o Milán para comprobar esto.

debot.jpg

Macuarium: ¿De qué manera ha influido tu experiencia con el Yoga, y esa orientación hacia el misticismo y la naturaleza, en tu música? ¿Crees que se perciben al escucharla?

Chema: El Yoga te ayuda a conectar con tu esencia. En un primer estrato es como una especie de psicoanálisis en el que te enfrentas a ti mismo, tus miedos, tus deseos, tus limitaciones. Poco a poco te vas quitando caretas y te vas encontrando a ti mismo. Creo que esto es de gran ayuda para un músico y una de las maneras de mejorar. Por otra parte, el Yoga te proporciona una gran capacidad de concentración y un estado de relajación que es ideal para tocar, sentir tu mente y tus manos fluir libremente sin trabas ni bloqueos. Para componer es fantástico ya que te ayuda a entrar a niveles de conciencia más profundos y las ideas surgen con gran facilidad. Yo llevo practicando Yoga desde los 18 años, e iba llevando mi vida de músico paralelamente a esta actividad. Pero desde hace unos 5 años ambas cosas, Yoga y música, se han integrado plenamente siendo una sola. En el mes de Noviembre la editorial Sepha publica un libro que he escrito recientemente, “Yoga – Renacer a la Vida”. Sinceramente os lo recomiendo a todos, y hay un capítulo específico titulado “el Yoga de la Música”, donde explico en profundidad todo esto.

portadalibro.jpg

Acerca de si se perciben al escucharlo es algo de lo que, después de tantos años trabajando, no te queda la menor duda. Es curioso como después de un concierto o cuando encuentras gente que ha escuchado tus discos te cuentan de tal o cual tema que han sentido justo aquello que tu pretendías expresar o comunicar. En cualquier caso, independientemente de la permeabilidad del oyente, cada vez que nos expresamos nos proyectamos a nosotros mismos. La música es un autentico test de personalidad.

Macuarium: Sobre los músicos que han colaborado contigo o al revés, ¿con cuales has tenido una mayor comunicación musical? ¿y vital? ¿Y cual ha sido si lo puedes definir? Hay dos que impresionan particularmente: Alphonso Johnson y Alex Acuña, pero todos los demás son de ensueño. Aunque hay alguien del que no se habla en tu biografía, y si no me equivoco has tenido bastante relación: Chick Corea, uno de mis referentes y admirado por muchas razones.

Chema: De todos los músicos con los que trabajo tengo un excelente feeling musical y personal. Hay músicos con los que trabajar es un absoluto placer, primero por su humildad, segundo porque son muy rápidos en entender el concepto de lo que quieres hacer, y tercero, porque de una sola toma te lo graban todo perfecto. No me gusta nada andar editando, y menos con ciertos proyectos. Me parece importante que todo suene real. Músicos como John Stowell, Chad Wackerman, Alex Acuña o Richard Bona son fantásticos porque en una sola toma te hacen una maravilla. Es la manera de grabar un disco en 2 o 3 días, (lo de mezclar es otra historia).

La experiencia de trabajar con buenos músicos es que siempre estás compartiendo ideas y puntos de vista, y eso siempre te aporta mucho a todos los niveles. Esto también es extensivo a los técnicos de sonido. En los últimos años he grabado en estudios en New York, Los Ángeles, Milán, etc. y me he encontrado con técnicos que son auténticos artistas del sonido. Te puedo mencionar a uno de ellos Rafa Sardina, que es español pero reside en California, ha ganado 7 premios Grammy y tiene todavía más nominaciones, esta clase de ingenieros son toda una garantía a la hora de trabajar. Definitivamente el técnico puede ser el mejor amigo del músico o su mayor enemigo. En España hay también músicos fantásticos. En el último disco toca Moisés Sánchez que es un pianista excepcional y también Luis Escalada que es uno de los mejores baterías con los que he trabajado.

Con respecto a Chick Corea, debo decirte que no le conozco personalmente. He grabado muchas veces en su estudio en Los Ángeles, Mad Hatter, y he trabajado con algunos de los músicos con los que toca habitualmente, pero no le conozco. Que te voy a decir, es una referencia para músicos y pianistas de todo el mundo.

Macuarium:¿Y desde cuándo usas Mac? ¿Cómo fue aquello?

Chema: Uso Mac desde 1992, empecé con un classic, luego pasé a un classic II, un LC III, G3, G4, y ahora trabajo con un Powerbook 17”. Me decidí por el sistema Mac porque todos los músicos que conocía lo usaban. Yo nunca he tenido conocimientos informáticos, así que me fié de lo que algunos compañeros me recomendaron. Y la verdad es que estoy muy contento de trabajar con el Mac. Prefiero volver al sistema analógico antes que trabajar con Pcs, en este sentido me considero maquero al 100%. La verdad es que hasta que Elpine, Rojocinco, y Music, entre otros, me han puesto al día yo usaba el ordenador como cualquier otro grabador analógico, sin instrumentos virtuales, sin editar; solo, record, play, stop y algo de midi. De hecho, hasta hace bien poco, todo lo grababa en estudios tradicionales, en cintas de dos pulgadas y el ordenador era más bien para componer.

estudio.jpg

Macuarium:  ¿Qué opinas de la influencia de la informática en la música? ¿El avance tecnológico de los Macs hace que crearla sea más sencillo o más técnico y complicado? ¿Ayuda a componer o necesita más esfuerzo? ¿Qué papel crees que va a tener en el futuro?

Chema: Creo que la informática aplicada a la música es algo alucinante. Te ofrece muchas herramientas para hacer el trabajo más ágil, ya sea compositivo o de grabación. Pero creo importante señalar que la informática musical contiene una trampa en la que he visto caer algunos aficionados a la música.
Para mi el ordenador no deja de ser una herramienta y es triste contemplar como hay personas que dejan demasiada responsabilidad a la maquina. Personalmente creo que es esencial que un tema esté bien compuesto, tenga sentido, desarrollo, por supuesto alma y duende. Un buen tema se puede interpretar igualmente en un piano, en una guitarra, con una orquesta sinfónica, o con un coro y evidentemente en un ordenador. Si la armonía y la melodía tienen alma esa es la clave. Si embargo, y especialmente en los últimos años, tanto a algunos compañeros como a mi nos han llamado para grabar en algunas producciones que, de verdad, se nos caía el alma a los pies. Algunas producciones plagadas de sonidos, pads, y mil cositas más pero que no iban a ninguna parte. No es simplemente una opinión mía o de otra gente. La tengo contrastada con muy buenos músicos de trayectoria internacional irreprochable. A alguno les he escuchado ponerles nombre, “pseudomúsico”. Yo no tengo nada contra de esta gente, más bien al contrario, creo que muchos podrían ser buenos músicos, sólo necesitarían un poco de humildad y darse cuenta que tienen que cultivarse, progresar, desarrollarse musical y culturalmente escuchando, aprendiendo, estudiando. Creo que es esencial trabajar sobre un instrumento real e intentar conseguir la mayor maestría posible en él. El peligro de la informática es que algunas personas llegan a pensar que ya no hace falta estudiar un instrumento para ser músico, y permíteme que piense que eso es un grave error. Por otra parte te diré que los mejores informáticos musicales que he conocido son al mismo tiempo grandes músicos y por lo general multiinstrumentistas. Lo mismo te tocan una batería, que una guitarra, que un bajo a un gran nivel, y si se ponen a manejar el cubase o el protoools, los sintes virtuales, los samplers,… alucinas.
Espero que en el futuro la informática musical nos proporcione, como va haciendo, herramientas que hagan más cómodo y rápido el trabajo.

Macuarium: ¿Qué guitarras has usado para grabar este disco?.

Chema: Fundamentalmente una Variax 700 de Line 6, una Ibáñez AM200, una guitarra flamenca Raimundo, con el sistema midi incorporado, ya que todos los sintes están tocados desde la guitarra.

galileolive.jpg

Macuarium:  ¿Qué opinas de los instrumentos virtuales? ¿Una oportunidad o un uniformizador? ¿y de los analógicos? ¿Has usado alguno en tu nuevo disco? ¿Porqué?

Chema: Me parecen una maravilla. Yo, que soy muy nuevo en ese campo, he alucinado con las posibilidades que ofrecen. Incluso me han aliviado de espacio, ya que me he podido deshacer de montañas de racks, sintes y efectos que me ocupaban mucho, y encima sin perder un ápice en calidad de sonido. Creo que son una oportunidad si se saben usar. Fíjate en un piano, la de música que se lleva haciendo desde hace 4 siglos, Beethoven, Listz, Rachmaninov…, por qué no desarrollar al máximo el potencial y la paleta sonora que nos ofrecen muchos de estos sonidos sintéticos. Hay sonidos tan orgánicos y expresivos que no desmerecen en nada a los sonido acústicos de toda la vida.

En el nuevo disco he usado sobre todo sonidos de la librería de Spectrasonics y de Swar Systems. Los bajos son todo samplers y, sin embargo, nadie podría decir que lo que suena no es un bajista. Esto es, en gran medida, gracias a la extraordinaria interpretación que hizo de los bajos desde el teclado Moisés Sánchez. Moisés cuando se pone a tocar bajos es una personal mezcla de Jaco Pastorius y Richard Bona. Llevamos más de siete años dando conciertos donde él toca los bajos desde el teclado, aparte de pianos sintes y demás, y nos reimos muchísimo porque es increíble las cosas y giros que llega a realizar.

Macuarium:  ¿Qué papel ha jugado el Mac en el nuevo disco? ¿Qué efectos, herramientas, programa secuenciador, programas de grabación…? ¿Porqué esos en concreto?

Chema: Pues como te comentaba con anterioridad he utilizado un Powerbook 17” con 1,5 de Ram y también un procesador de 1,5 . He utilizado Cubase SX3, Halión 2 y librerías de Spectrasonics, Swar y algunas cosas de Native Instruments. Adagio a través de Roque Molina me ofreció un sponsor de Cubase y Halión, así que siendo fiel a mis patrocinadores, esto es lo que he usado. Cubase me parece un sistema muy sencillo e intuitivo, y los músicos que no somos informáticos agradecemos que nos pongan las cosas fáciles sin perder por ello calidad.

Macuarium:  ¿Donde y con quién lo has grabado?

Chema: Los pianos y bajos los grabó Moisés Sánchez en Madrid y las baterías Luis Escalada en Santander. Yo grabe el resto en casa. Este es un disco Home Studio 100% y sin embargo estoy tan contento como lo estoy de los anteriores que están grabados en los Paramount, en Mad Hatter o en Hill Side en New York. En la actualidad, teniendo buenos previos, un buen conversor analógico-digital y buenos micros, se pueden hacer cosas que tan sólo hace 10 años parecerían ciencia ficción.

Macuarium:  ¿Qué te parece que cada vez sea más fácil acceder a las herramientas informáticas profesionales (o casi) necesarias para la edición e incluso la creación musical?

Chema: La democratización de los medios me parece excelente. Si encima cada vez son más fáciles de manejar y más intuitivas mucho mejor.

Macuarium: Ligado a todo esto ¿qué papel juegan el Mac e internet en la investigación y consulta de un músico? ¿Qué crees que se podría hacer para mejorar esta via de conocimiento/investigación/difusión de las distintas formas musicales?

Chema: Esto que dices me parece interesantísimo. En las últimas semanas he tenido reuniones con algunos responsables de discográficas y editoriales. Parece más que evidente que la industria discográfica va a desaparecer, tal y como la conocemos. Por otra parte, la industria musical es un fenómeno de la sociedad de consumo y que no tiene más de 80 años, sin embargo la música lleva con nosotros desde que el hombre se sintió seguro sobre sus extremidades posteriores y comenzó a emitir sonidos y a hacer ritmos con un palo. Que la industria musical sufra el cambio que todos estamos ya esperando no significa que la música vaya a desaparecer. Más bien al contrario, imagino que en unos años todos los músicos podrán colgar sus temas en la web y la gente decidirá que o que no le apetece escuchar. Lo de Apple con Itunes y el Apple Store es maravilloso, pero tan sólo es el primer paso.

En cuanto a la difusión de conocimientos e investigación me reitero en lo dicho anteriormente. La sociedad de la tecnología e internet son una autentica revolución en muchos sentidos. Todo depende de lo que los seres humanos seamos capaces de hacer con esta maravillosa herramienta. Creo que foros de usuarios como éste, en el que nos encontramos, puede ser un puente de comunicación a nivel mundial, y una manera de compartir conocimientos y experiencias.

Macuarium:  Como usuario Mac en España, ¿qué crees que se puede hacer para facilitar las cosas? ¿Qué echas en falta? ¿Cómo ves a Apple, sus cambios y sus productos?

Chema: Creo que se deberían ajustar los precios, mucha más gente los usaría. Por otra parte creo que se debería colaborar más cercanamente con los usuarios. No se si trabajan con política de endorser o patrocinio, pero creo que esa opción sería un evidente paso a delante para un gran numero de profesionales. Imagino que, como otros muchos, estoy esperando un G5 portatil, y que los monitores también deberían ser más asequibles. Pero la verdad es que no estoy al día de novedades y cambios.

mastil.jpg

Macuarium:  ¿Y qué papel ha jugado Macuarium en tu experiencia como usuario de Mac y músico? ¿Qué opinas de la comunidad?

Chema: Debo decir que me parece una labor extraordinaria, creo que hay una gran calidad y preparación por parte de los moderadores y de algunos usuarios. Conocí Macuarium gracias a Caradura y enseguida di con una gente maravillosa y generosa que me ha asesorado muchísimo con los temas informáticos. Elpine me ha dedicado horas y ayudado lo indecible con el uso de los programas y los samplers, Music me dió un seminario sobre Toast memorable, y Rojocinco ha estado disponible siempre que he requerido su ayuda para configurarme programas. Como te puedes imaginar todos ellos aparecen en los agradecimientos del disco al igual que Macuarium. De verdad que les estoy infinitamente agradecido. Yo sólo participo preguntando, ya que soy un ignorante en estos temas, quizá algún día le pueda contestar a alguien algo. Creo que Macuarium es un proyecto fantástico con personas encantadoras. Estoy convencido que si el fundador de Apple supiera de esta gran labor la apoyaría tanto económica como logísticamente, cosa que creo se merecen sobradamente sus creadores y las personas que colaboran.

Comenta el artículo en los foros.