flash_apple

Flash ha sido un cáncer desde su lanzamiento. Estoy hablando de cuando se empezó a utilizar en páginas web, allá por 1997, no recuerdo…

 

 

 

Resulta que siempre he sido un fantasmón guay, amigo de usar sistemas operativos diferentes del resto, porque a las hembras las vuelve locas. Cuando ven a alguien usando algo que no sea Windows, hmm, las bragas se precipitan hacia el suelo, no veas.

Ahora en serio. En esa época, y hasta que compré un Mac en 2003, utilizaba FreeBSD y Solaris. Y resulta que apareció la cosa ésa que solamente funcionaba en las arquitecturas que a Adobe le daba la gana. Como además en esos tiempos había diseñadores especialmente descerebrados, empezó a ponerse de moda perpetrar webs enteritos en Flash. Recuerdo el caso de Airtel, ahora Vodafone, de cuyo web no podía ver ni siquiera la portada. En fin, el problema con Flash ha sido siempre el mismo. Es un producto de un sólo fabricante. No es nada nuevo. Y tengo la misma opinión que tenía a finales de los 90.

Un poco de historia

Internet y el WWW se diseñaron como sistemas abiertos. De hecho, ¿sabéis lo que pasaría si de golpe y porrazo se apagaran todos los sistemas que no son Windows? Pues que se apagaría la red, así de sencillo. Sin embargo, en cuanto se empezó a popularizar y los orates de Redmond se dieron cuenta de que un mundo multiplataforma suponía su fin, empezaron los problemas. Se decidieron a regurgitar un navegador (realmente no se puede utilizar otra palabra) llamado Internet Explorer. Y tan tan tan bien hecho, que era incompatible con el resto. Por supuesto se encargaron de sacar sus herramientas de desarrollo (como el fabuloso Frontpage) que generaban páginas visibles solamente con Internet Explorer.

De repente, el problema se iba agravando. Todo el que no usaba el sistema operativo predominante, estaba perdido. Y esta misma "brecha digital" todavía la sufre buena parte del personal aquí, cuando se encuentra con que no puede hacer fácilmente la declaración del IRPF, o hacer determinados trámites, acceder al banco, etc.

Esto ha durado un buen montón de años. Y de hecho parecía ir a peor. Si te negabas a usar Windows con Internet Explorer, mi caso, te convertías en un ciudadano de segunda, literalmente. Aquí, nuestra prodigiosa Diputación de Vizcaya, que, casualmente, ha firmado un acuerdo de no se qué leches con Microsoft, sigue exigiendo Windows para el IRPF, por ejemplo.

Durante todo ese tiempo, sacar una alternativa creíble a Windows fue imposible. Cualquiera que lanzara un sistema operativo sabía que estaba condenado al fracaso. Sin Internet Explorer, "el estándar de facto", el usuario no iba a poder hacer nada con él. Y asi, fundamentalmente debido a las zancadillas de los Orates de Redmond, fueron cayendo iniciativas interesantes, una detrás de otra. ejemplo, BeOS.

Espabila Apple

Finalmente, Apple tuvo las narices de espabilar. Con la tecnología que habían comprado de NeXT, y plenamente conscientes de que el Mac OS "Classic" no pasaba de triste artículo de broma, e iban a necesitar otro sistema, decidieron cortar por lo sano y lanzar un nuevo sistema operativo, Mac OS X. Y resulta que la cosa ha tenido un éxito increíble. En esos tiempos, desde luego, nadie se hubiera imaginado a Apple donde está ahora.

Además de eso, han aparecido nuevas categorías de dispositivos. Teléfonos móviles sofisticados, tabletas… Y afortunadamente uno de los dos brazos de la "pinza" que mantiene parte del contenido de Internet literamente secuestrado parece estar disparándose en las gónadas con una puntería pasmosa: Hablo, cómo no, de Metoosoft Internet Explorer va camino de la irrelevancia.

Así que podemos decir que desde el punto de vista de la independencia de plataformas, estamos algo mejor que hace 10 años. Antes eran Microsoft y Adobe los que tenían la llave, y ahora solamente es Adobe.

Parece que el personal no acaba de entender muy bien la gravedad de ese "secuestro". Con parte de los servicios web infectados con el maldito Flash, si, por ejemplo, quiero sacar un sistema operativo, y resulta que a Adobe no le da la gana de soportarlo, mis usuarios se quedarán sin acceder a esos contenidos.

Es la guerra

Con buen sentido, Apple ha decidido plantarse. Las razones que dan, en mi opinión, son excelentes y yo en su lugar hubiera hecho exactamente lo mismo. Lanzar un producto como el iPad o el iPhone y hacerlo bien es mucho más complicado de lo que parece. ¿Y eso? ¿Para que se vean perjudicados como se ha visto Mac OS X, que muchos usuarios percibían como "peor" por el inferior rendimiento de Flash? ¿Para que muchos usuarios se quejen porque las 10 horas de batería supuestas se convierten en 2?

Seamos sinceros. Suponga el lector que compra un iPad, y que tiene Flash.Le han dicho que aguanta 10 horas. Se tira una tarde "navegando", por ejemplo, por páginas de periódicos y revistas infestadas de Flash. Pero no llega a ser una tarde, claro, porque como está todo lleno de mierdas en Flash, se le queda en dos horas. Ahora, piense el lector. Cuando llame a Apple para protestar y le digan "bueno, es que eso es Flash…" ¿Qué contestará a Apple?

a) Vaya, pues qué cabrones los de Adobe

b) Son ustedes unos estafadores. Me han dicho que este trasto aguanta 10 horas haciendo tareas normales. Navegar es una tarea normal, y me la traen al pairo sus excusas baratas. Ustedes tienen que solucionarlo, esto no es mi problema.

¿A que sería la "b"? Y el problema es que en estos casos no basta con chillar al fabricante. No es un problema de mala fe, sino de que la química de las baterías tiene sus limitaciones, la tecnología electrónica actual también, y además las leyes fundamentales de la Física ponen un límite a las reducciones de consumo que se pueden conseguir. Pero me estoy desviando.

Ahora miremos las cosas desde el punto de vista de Apple. Lanzan productos nuevos. Además, el mundo ha cambiado. Antes de la llegada de los dispositivos móviles, la filosofía era: "si tu ordenador no es lo bastante potente para ver los putos banners, tíralo a la basura y compra otro". Ahora es distinto: hay limitaciones impuestas por la naturaleza de los dispositivos móviles.

Y resulta que se encuentran con varios problemas:

– Otra compañía controla al 100% el ciclo de vida de algo que muchos usuarios considerarán un componente fundamental del sistema operativo. Pero, claro, cuando haya problemas no protestarán a Adobe. Protestarán a Apple. Acordaos de los líos con las actualizaciones de seguridad de Mac OS X y la temporización de las de Flash. Eso es perjudicial, para Apple y para sus clientes. Además, resulta que Adobe añade mierdas a Flash cuando y como le viene en gana, como el nuevo soporte p2p.

– Apple se convierte en rehén. ¿Qué pasa si sacan el iPad, iPhone, etc, con Flash dando mal rendimiento, y resulta que Adobe entrega a otro fabricante un plugin para sus dispositivos que funciona mejor? Ya ha ocurrido con Mac OS X comparado con Windows.

– Además de esto, claro está, incluir Flash supone añadir un buen montón de problemas de seguridad y privacidad. Un producto que incluya Flash es objetivamente un producto mucho peor por incluirlo.

Las opciones que se le presentan a Apple, por tanto, son dos:

1) Poner un plugin de Flash y dejar que el usuario decida si lo ejecuta o no. El problema, claro está, son la cantidad de usuarios que lo activarán y después se quejarán por mal funcionamiento. Sigue quedando la espada de Damocles de ser rehenes de Adobe, claro.

2) Decir que "Flash Go Home", que se lo metan por el ojete, y forzar en su lugar a la adopción de estándares abiertos.

Pues, bravo por Apple, han optado por la opción 2. El problema de cosas como Flash es que si no se combaten de verdad no hay manera de librarse de ellas. Y sí, bravo por Apple. Apoyo su postura al cien por cien. Llevo 10 años diciendo que Flash es un cáncer que hay que erradicar, y un fabricante que ahora sí tiene mucha influencia dice que, efectivamente, ya está bien, y que en sus productos no.

Insisto, hay múltiples y muy buenos motivos para no incluirlo. Y una de las cosas que me gustan de Apple es que saben tomar decisiones de diseño. Si consideran que algo no va a contribuir a que su producto sea bueno, a la basura y a otra cosa.

Gracias a esta guerra contra Flash, sinceramente creo que el mundo de Internet está mejor que hace, digamos 3 años. Cada vez menos contenido depende de la mierda del Flash. Ahora es posible sacar un navegador, un dispositivo móvil, un sistema operativo, y no tener que convencer a Adobe para que además lo soporte. No es por usar la excusa sentimental de "los negritos de África", y por supuesto no lo digo en plan racista ni mucho menos, pero ¿qué pasaría con proyectos como OLPC, etc, si Adobe no los soportara y Flash se convirtiera en una llave? Pues que estarían abocados al fracaso.

Por si alguien duda de la bondad de los estándares abiertos, no hay más que ver lo que han progresado los navegadores en unos pocos años. Chrome, Safari, Opera, Firefox, están haciendo mejoras contínuas. No solamente de rendimiento, sino además de seguridad. ¿Qué aliciente ha tenido Adobe para mejorar Flash? Pues el mismo que Metoosoft con el Internet Exploter: cero.

En fin, yo lo tengo clarísimo. El apoyo a los estándares abiertos por parte de Apple, y cerrar el paso a una basura como Flash, es justo y necesario. Y por el momento no parece que Apple se vaya a convertir en un monopolio, y desde luego no están siguiendo los desagradables modos de Microsoft.

Si quieres comprar un producto de Apple y te joroba que no tenga Flash, pues, mira, examina el producto. Sin plantearte si entras en la guerra (que yo sí apoyo) o no, examina todas las características. Examina los inconvenientes. ¿Que te convence? Pues compra Apple. ¿Que no te convence? Pues nada, compra otra cosa.

Es así de fácil. En un mercado sano, cada fabricante decide cómo hacer sus productos. SI no te gusta uno, te vas a otro. Si te quieres comprar un Ferrari y resulta que no tienen motores diesel, pero quieres un diesel, pues mira, es lo que tienes que decidir. No hay más vuelta de hoja.

Y que hable el mercado. Por el momento, yo diría que a los millones de usuarios que están comprando iPhones o iPads, o bien Flash se la trae al pairo, o bien lo consideran un inconveniente menor comparado con las ventajas. Al menos eso es lo que se desprende de las cifras de ventas.

Y sobre los webs que usan Flash… Pues tendrán que adaptarse. Lo mismo que hicieron los sitios importantes de comercio electrónico hace mucho tiempo. No recuerdo haber tenido problemas entrando con FreeBSD a las librerías de Internet en las que compraba a finales de los 90. Cualquier comerciante que no sea tonto de baba sabe que todo cliente es bueno, y aunque los "raros" fuéramos un porcentaje pequeño, ¿tiene sentido perder al cliente y que se vaya a otra tienda donde sí le funciona?

De todas formas, insisto, el uso de estándares abiertos también favorecerá al diseñador, que podrá escoger entre herramientas de diseño en lugar de tener que tragar por narices con Adobe. Es lo bueno de los estándares.

Aquí hay unos cuantos argumentos.

 

Puedes aportar los tuyos en este tema de los foros