anandtechDurante muchos años, decir "Apple" y "juegos" en la misma frase resultaba contradictorio. Ni las tecnologías ni las políticas de Apple, ni mucho menos su cuota de mercado, favorecían que los desarrolladores de juegos programaran para Mac.

Las cosas no han cambiado mucho en ese aspecto: el Mac acaba de llegar al 10% del mercado en EEUU (aunque con mucha mayor presencia en el segmento portátil que en sobremesa), lo que no es exactamente masivo. Algunos desarrolladores, como Blizzard, id y ahora Valve, sacan sus juegos para ambas plataformas. Pero sigue habiendo diez veces más productos para Windows o consolas que para Mac.

Sin embargo, hace ya tres o cuatro años que la manzana es tomada en serio en ese segmento. No por el Mac (sigue teniendo poca gráfica y apoyando poco al desarrollo) sino por la familia iOS. Hasta Nintendo declara que tiene la vista puesta en Apple como competidor. Y es que la movilización de la informática ha llevado a la movilización de los juegos, de un tipo de juegos más "casual" y menos intensivo pero no por ello menos demandado. Y dado que Apple es la referencia en informática móvil, se ha convertido casi sin buscarlo en el núcleo de una avalancha de negocio.

Lo curioso es que sólo ha sido "casi" sin buscarlo. A diferencia del Mac, Apple sí que ha destacado consistentemente en público las capacidades de sus productos móviles como entorno de juego. Ha fomentado el desarrollo de éstos. Ha escuchado las necesidades de sus desarrolladores (compras dentro de apps, por ejemplo; el servicio Gamecenter, para seguir). Y ofrece los procesadores más potentes en su formato: ahora mismo está por delante de las versiones móviles de las consolas tradicionales.

El salto que viene

Para los desarrolladores tradicionales, esto ha sido relativamente bueno: supone menos demanda para sus productos tradicionales, pero también un nuevo canal al que pasar versiones de sus productos. Hasta la llegada del iPad, los juegos para iOS no han representado una alternativa real a los de consola o PC. Incluso ahora, con la tercera generación, son más un complemento que una amenaza… aunque ya empiezan a escucharse comparaciones.

Pero las cosas no acaban aquí. De acuerdo con todos los rumores y el propio Jobs (resulta curioso que una compañía tan transparente tenga fama de opaca), su próxima aventura es una "televisión Apple". Las papeletas de que sea un iPad tamaño salón con un diseño muy personal son serias, y las implicaciones para el mercado del entretenimiento aún más interesante.

Un televisor con capacidad de proceso y una biblioteca de juegos (ya bastante desarrollada) es un competidor directo de las consolas tradicionales. Cierto, no parece probable que a corto plazo tengan la capacidad masiva de proyectar polígonos en pantalla de una XBox, pero no todos los jugadores la exigen… y la variedad y precios del ecosistema iOS puede es perfectamente capaz de atraer tanto a jugadores actuales como a muchos que normalmente no usan la tele para esas cosas. El ejemplo de lo que ha conseguido la Wii, abriendo el mercado con juegos aparentemente menos profundos pero también más sencillos de jugar, puede ser un indicador de lo que va a pasar.

Apple tendrá a su favor la enorme masa de clientes acostumbrados a su entorno y con cuentas de iTunes… y en contra, la enorme masa de usuarios de consolas acostumbrados a un nivel de prestaciones técnicas que Apple, hasta la fecha, no se ha molestado en asumir. Hay que señalar que esas prestaciones gráficas podrían estar aquí para 2014 de acuerdo con NVIDIA (y Qualcomm). La imagen que ilustra este artículo (enviada por NVIDIA a Anandtech) muestra la evolución respectiva de las capacidades de los procesadores de consolas y móviles. El nivel de competencia va a ser interesante.

En resumen, la marcha hacia el salón de los productos de Apple no va sólo a reforzar los cambios en el sector audiovisual, sino también a poner cabeza abajo el de los videojuegos.

Quien sabe. A lo mejor, dada la base común del software, acabamos viendo juegos en Mac.

 

Puedes comentar este artículo y la próxima TV de Apple en la Comunidad.