Hoy Facebook ha recibido una convocatoria muy poco usual. Dos miembros de dos parlamentos diferentes (Damian Collins del parlamento británico y Bob Zimmer del parlamento canadiense) han pedido al fundador de la red social que se presente voluntariamente a testificar ante una audiencia conjunta de las cámaras bajas de ambos países, a la que han invitado a unirse a los de otras naciones. El objeto, como de costumbre, es indagar sobre las prácticas de Facebook que llevaron a que Cambridge Analytica (y otros) tuvieran acceso a datos privados de 87 millones de usuarios durante 7 años. Información que, además, parece haber sido usada en campañas políticas discutibles.

La forma de difundir la iniciativa ha sido tan poco habitual como su contenido. Los parlamentarios la han difundido en Twitter.

Aunque sería la primera vez que se produce una audiencia conjunta de este tipo, no sería la primera petición de dar testimonio de forma voluntaria que recibe Zuckerberg. Tras un primer intento de obtener información sin éxito en Mayo, el Parlamento Europeo citó a Zuckerberg el pasado día 9  solicitando que Facebook se someta a una auditoría de los organismos comunitarios para verificar sus prácticas de privacidad. No se sabe que Facebook haya contestado, ni tiene obligación legal de hacerlo. De ahí, probablemente, el esfuerzo de Collins porque la notoriedad de la iniciativa y la presión popular le lleve a testificar.

Facebook tiene hasta el próximo día 7 para contestar. Si decide asistir, la audiencia se celebrará ante parlamentarios de los dos países, en el Parlamento británico, el 27 de Noviembre.

Estas convocatorias se enmarcan en un movimiento cada vez más amplio por las autoridades (especialmente europeas) por poner coto a las prácticas de algunas grandes empresas estadounidenses en la gestión de datos privados, entre otras cosas. La influencia demostrada en las últimas elecciones ha encendido las señales de alarma.

Puedes comentar las tribulaciones de Zuckerberg en los foros.

Foto cortesía de Parlamento Europeo.