iphotopamapasSe veía venir, y tiene su lógica. Cuando alguien que se sienta en tu consejo de administración saca un producto que compite contra tu mejor arma, las cosas dejan de ser agradables. Primero han sido las demandas judiciales, y luego está llegando un (progresivo) desenganche tecnológico que no se sabe dónde acabará.

El primer movimiento fue la compra de Placebase, una empresa dedicada al software de localización y mapas digitales (la API PushPin), realizada en 2009, cuando el iPad no existía. En el 2010 compró Poly9, una firma especializada en mapeos 3D. Y en Agosto participó en la compra de C3 Technologies, en el mismo segmento. Ha montado un "Geo Team" con los ingenieros incorporados, especialmente los de PlaceBase, y no los ha tenido mano sobre mano.

El primer resultado tardó mucho, pero se ha visto en la aplicación iPhoto para iPad, que combina los servicios de Google Maps con datos de OpenStreetMap en algunas funciones(en la práctica y para estos fines, equivalentes).

La segunda piedra podría verse en breve, puesto que iPhoto 12 se espera para este verano y tiene todo el aspecto de seguir el mismo camino. Según el blog Apple Weetjes, la nueva versión incorpora mejoras serias (permite transferir fotos entre Macs e iPads que tengan iPhoto, sin necesidad de comprar aplicaciones de terceros para ello; y parece que permitirá publicar álbumes en iCloud al modo de las galerías de MobileMe) pero también, parece, el mismo cambio de servicio de localización.

Está claro que Apple trabaja en algo que incluye servicios de geolocalización y representación de mapas, pero hasta el momento todo lo que asoma son sustituciones discretas de servicios de Google. Es difícil pensar que lo hecho hasta ahora justifica las compras, de modo que veremos más cosas.

¿Más allá?

Es difícil especular con seguridad hasta dónde puede llegar la purga de Apple, pero sólo hay dos servicios de importancia a los que podría afectar: la aplicación Mapas, de iOS, y las búsquedas por defecto en Safari.

La primera no sería tan difícil con la gente y la tecnología de Placebase (al fin y al cabo se trataba de un comptidor serio, y con algunas ventajas, y clientes como PolicyMap demuestran lo que puede hacer). La segunda se podría lanzar fácilmente: tan sencillo como poner a Bing o Yahoo como buscador por defecto en la próxima actualización, permitiendo al usuario seleccionar Google si lo prefiere. El 10,97 % aproximado del total de tráfico web que tiene Safari (de acuerdo con StatOwl a día de hoy; otras estimaciones son menores) puede no parecer mucho, pero su participación en la navegación desde aparatos móviles supera el 60% (según NetMarketShare, que es la más pesimista).

En resumen, Apple tiene por dónde coger a Google, aunque cuesta creer que fuera a llevar la guerra hasta esos límites. Y si bien Jobs estaba dispuesto a "ponerse nuclear" para acabar con Android, Cook parece mucho más dispuesto a negociar.

Sea como política o como arma de negociación, o una simple casualidad derivada de la prueba de sus nuevas capacidades, parece claro que Apple está cortando dependencias con Google. Algo que sólo puede ser bueno.

 

¿Qué opinas tú? Puedes comentar las maniobras en los foros .