conquistacantabra Interesante, exigente, frustrante… una simulación razonable, aunque poco equilibrada. Rome Gold es un juego bastante bueno, en el que las cartas están seriamente marcadas.

Como el resto de los títulos estratégicos de Paradox publicados por VP, Rome Gold es un híbrido peligroso. Por un lado, tiene un planteamiento muy interesante (tomar un punto de la historia antigua, asumir el mando de una tribu o nación, y ver a dónde puedes llevarlos). Por otro, tiene un interfaz anticuado pero el tablero de juego es 3D y animado. Y finalmente, tiene tal nivel de presunto realismo que duele jugarlo. Todo lo cual no importaría si las cartas no estuvieran marcadas. Ah, y es por turnos.

La dificultad de reflejar naciones y capacidades diferentes

Y es que la serie Europa Universalis (a la que pertenece Rome Gold, versión recién aparecida de un título que ya tiene tiempo) pretende simular la situación de partida real asignando a las diferentes naciones unos parámetros realistas: los que estaban más avanzados o poblados siguen estándolo, los más estables o rebeldes, también. Intentar crear un imperio a partir de los Astures tiene sus dificultades, mucho mayores que expandir el reino del Ponto. Pero en la dificultad está el reto, y el placer del juego.

Lo malo es que, como en el resto de la serie, el juego hace trampas. En EU III, algunas naciones tienen opciones y parámetros muy superiores al resto, como por ejemplo Francia. En el caso de Rome Gold, el rival casi invencible es, evidentemente, Roma, cuyo "destino" es dominar el mundo. Por poner un ejemplo, Roma empieza contando con todos los recursos de los pueblos itálicos como si fueran propios, y suficientes conocimientos náuticos para invadir Sicilia. Pero no es el único: los pueblos "avanzados" (esencialmente los helenizados más Cartago) y los países "semibárbaros" funcionan de modo diferente.

Yendo a lo práctico, el juego permite comenzar la simulación en diferentes hitos de la historia de Roma. Una vez en marcha, podemos construir y dirigir ejércitos, comerciar en las rutas disponibles, solicitar alianzas, así como destinar recursos a la investigación en diferentes áreas, y tomar algunas decisiones de fondo (tales como elegir los valores guía o dictar leyes). Una vez tengamos avances, iremos pudiendo construir edificios en las provincias… e incluso, al llegar a algunos niveles de población y civilización, podremos colonizar las provincias "bárbaras".

Los bárbaros de verdad, los que no tienen nación en el tablero, juegan también un papel importante. Las provincias tienen habitantes bárbaros… y las provincias bárbaras tienen habitantes, que salen periódicamente de migración y destrozan todo lo que encuentran. Algunas son más históricas que otras, y no es difícil provocar problemas si paseamos demasiado por sus tierras.

Gestionando personas

La diferencia entre Rome y EU III es que han tomado algunos elementos de la magnífica Crusader Kings: Deus Vult, una simulación orientada al mundo medieval mucho más jugable que EU III. Rome Gold introduce muchos elementos personales: tendremos responsables de investigación, generales, y gobernadores… y tendremos facciones, con lo que ahora hay que cuidar las capacidades, lealtades y ambiciones de mucha más gente, o tendremos rebeliones y guerras civiles (los romanos son casi tan aficionados como los cartagineses). Podremos socavar, encarcelar o premiar a diferentes dignatarios. También hay eventos varios que permiten optar por una u otra línea política, con consecuencias en popularidad y lealtad de los diferentes bandos, familias y personajes. El juego plantea también "objetivos" ordenados por las diferentes facciones, cuya realización afecta a la popularidad y lealtad también. Ganar batallas aumenta la popularidad (del general), perderlas es malo para el gobernante.

Guerra: cuestión de números y líderes

La guerra en Rome Gold no es táctica: se trata de tener tropas de un cierto tipo, calidad y moral, en el sitio apropiado y contra tropas apropiadas. Podemos asignar generales, y su capacidad y lealtad con frecuencia cuentan más que el número de divisiones. Además de las tropas generadas por las provincias (que restan población) podemos contratar mercenarios.

Aspectos morales

Otra características propia de la serie EU III es el "prestigio" (aquí cifrado más bien en la "tiranía") acumulado. Las guerras sin casus belli, o las anexiones, provocan pérdida de prestigio y estabilidad; lo primero es malo porque si te portas demasiado mal, te pueden saltar encima todos los vecinos. Lo segundo es malo porque la prosperidad, la fidelidad y la cohesión de tu reino dependen de ella.

La religión juega un papel bastante arbitrario en Rome III: podemos recuperar estabilidad con sacrificios (de dinero) y podemos lograr modificar parámetros del juego (eficacia investigadora, moral del ejército) mediante invocaciones de los augures… que a veces salen mal.

En resumen

Rome Gold es un juego de simulación al que las ganas de ser realista le impiden ser tan bueno como podría ser… y crean un tablero de juego muy desequilibrado. Esas ganas obligan a usar demasiada complejidad para controlar los factores del juego, lo que lo hace algo opaco y más lento de lo necesario. También es frustrante la falta de claridad del interfaz a veces y, desde luego, el "destino manifiesto" de algunos jugadores.

Y el realismo es relativo. Ver al Senado de Cartago pasar la lex Calpurnia es una experiencia. Esperar a que se produzcan avances en una cultura "semibárbara", con la fecha prevista señalada por el juego alargándose más y más, es frustrante: lo malo no es que tarden más que un helenizado, es que el juego miente sobre lo que se puede hacer.

Por otra parte, si tienes paciencia, te gusta la historia antigua (sin excesiva precisión) y las simulaciones de gestión, Rome Gold puede estar bien e incluso ser adictivo. Es una digna adición a la familia EU III, con sus virtudes y sus defectos, aunque muy lejos de Crusader Kings en jugabilidad.

Puntuación

Tres macus sobre cinco. Sólo para adeptos de Europa Universalis con ganas de jugar dentro del molde. Eso sí: ellos se lo pasarán en grande.

 

Puedes comentar el juego en los foros.