Nos hemos pasado casi una semana digiriendo las novedades, y no hemos sido los únicos. ¿Cómo interpretar lo que ha anunciado Jobs? ¿Qué dudas resuelve, y qué nuevas dudas crea?

Tanto los rumores previos, como la importancia del anuncio real de los Intel, han centrado la cuestión en un par de cosas que no son ni mucho menos todo lo que hay.



Los nuevos MacIntel

Para empezar, las nuevas máquinas. Aunque (como ya hemos mostrado) no están tan refinados como los diseños PowerPC, la nueva generación ha llegado con muchísima fuerza. Por un lado, esos procesadores Core Duo a 32 bits y su asombroso rendimiento; por otro, el resto de una arquitectura seriamente potente, desde los buses frontales a las tarjetas gráficas. El nuevo iMac sigue siendo "la referencia dorada", y el MacBook es una máquina impresionante.

El MacBook, de hecho, no es exactamente una sorpresa sino todo lo contrario. Pocos productos de Apple se han anunciado tanto extraoficialmente. Lo único nuevo de él es que parece que Apple ha conseguido lo que quería haber hecho hace meses: un portátil capaz de devolver a los Vaio a segundo lugar. Y, probablemente, de dar una excusa para todos esos usuarios con chips G4 que están deseando algo mejor desde hace mucho tiempo.

Pero el iMac… el iMac no se lo esperaba casi nadie para tan pronto. Por una buena razón: no sólo era un G5, sino que era "la referencia", el pilar principal de la gama. Uno puede arriesgarse donde no tiene más remedio (portátiles) o donde puede obtener ventajas en precio (Mini) pero ¿porqué lanzar de cabeza la gama a Intel? ¿Acaso quiere dejar claro que la transición es urgente, que más vale que los desarrolladores se la tomen en serio porque no hay vuelta atrás? ¿O es una forma de dejar claro que ni los G5 están a la altura de lo que quiere ofrecer Apple?

En conclusión: poner la gama encima de la mesa es toda una declaración de confianza en la migración que han sido capaces de hacer, y en la que quieren que hagan los fabricantes de software y los usuarios. Cualquier cosa menos timidez. Pero claro, hablamos de Jobs.

Ahora quedan tres piezas por mover: el iBook, que no puede tardar mucho (¿Porqué iba a hacerlo?) y el Mini, sobre el que se ha especulado mucho y al que muchos vemos con sintonizador de TV para competir con las cajas Windows que Microsoft quiere llevar a la sala de estar. Ambos podrían obtener mejores prestaciones y aún así bajar de precio si Intel está por la labor y los chips se eligen bien… Y finalmente, faltan los PowerMacs (¿Los futuros MacPro?), que muy probablemente no aparezcan hasta que los chips Yonah con soporte para 64 bits estén listos. Digamos que para Mayo, por ejemplo.

Windows y MacIntel

Tal como dijo Apple, no iba a dar soporte ni a instalar Windows en los Mac, pero tampoco a impedir que alguien lo haga. Eso se ha traducido en el uso de una tecnología en lugar de la BIOS que los Windows actuales a 32 bits no pueden usar. Los Windows a 64 bits, evidentemente, no se llevan bien con un procesador a 32. Parece que hasta que aparezca Vista, o alguien (como Microsoft) cree los parches necesarios, no se va a poder instalar la criatura de Redmond en los nuevos Macs.

Lo que deja abierta la cuestión de si el próximo "VirtualPC" no será exactamente éso: una versión de Windows capaz de correr en paralelo con Mac OS X en los nuevos Macs.

Software

Los cambios en software han sido esencialmente tres: por un lado Mac OS 10.4.4, con mejoras menores (widgets mayormente) y versión Intel. Por otro, un iWork apenas retocado. Finalmente, un iLife que sigue su desarrollo natural con nuevos refinamientos y un elemento que se echaba en falta: una herramienta para publicar páginas personales en el espacio de .Mac. iWeb no es la pera, simplemente es la progresión lógica de un paquete diseñado para facilitar la expresión digital de sus usuarios. No podía faltar el blog.

¿Y bien? En resumen, nada nuevo: nadie comprará un Mac porque ahora pueda escribir su blog con las herramientas incluídas. Lo nuevo es que Apple sigue reforzando .Mac como servicio online completo. No hay mucha diferencia de fondo entre lo que está construyendo Google (orkut, gmail, blogger) y lo que construye Apple, sólo la forma de financiación.

iPod

Si algo se ha echado en cara a Apple acerca del iPod es que no sintonizaba la radio. Bien, pues Jobs parece haber vuelto a escuchar, y el resultado es que el iPod sigue sin sintonizar… pero ahora, por unos modestos 49 dólares más, puedes comprarte un extra que sintoniza, y que puedes controlar con la rueda del iPod.

El pragmatismo de Apple desde la segunda venida de Jobs sigue sorprendiendo. Y especialmente el que usa para mantener el iPod en cabeza.

En cuanto al Shuffle, para el que se esperaban mejoras… no hay novedad aún, pero cualquiera que haya tampoco será espectacular. Si cambian algo más que el tamaño (o la capacidad de sintonizar) estarán cambiando el producto.

 Contenidos

Aunque Jobs dice que no cree en ello (al menos como contenidos para el iPod) y el lanzamiento se sigue haciendo en voz baja y poco a poco… el hecho es que Apple sigue ofreciendo cada vez más contenidos, series y (ahora) eventos deportivos vía la iTunes Store. No es televisión a la carta, no son películas vía web…

… aún no. Pero es lo más cercano que hay. Y no olvidemos que la diferencia entre todo éso y contenidos usables es un buen programa de gestión de todos esos elementos multimedia desde el Mac… pero presentados en los televisores de cada salón. Sin duda, aquí veremos novedades durante el año.

Los analistas

Hemos leído a muchos, y también el resumen de Forbes. Casi todos han aumentado sus expectativas de beneficio por acción, o las han mantenido positivas. Es cierto que la gente quiere volver a ver "estrellas" entre los valores tecnológicos… pero también es cierto que las perspectivas de ingresos de Apple no dejan de subir.

Si además de mantener la pujanza del iPod, sus máquinas aumentan la velocidad con la que ya están ganando terreno… los analistas tendrán toda la razón.

Comenta el artículo (y el resto de las novedades) en los foros.