Empecemos por un dato: todo iPhone e iPad tienen dueño. El objeto de esta guía es conseguir devolverlo a esa persona.

Primer paso: objetos perdidos

Si el aparato aparece en un avión, aeropuerto, tren, estación de metro o sitio medianamente organizado, habrá un mostrador de atención al cliente capacitado para hacerse cargo de los objetos perdidos. Es, además, el primer sitio donde preguntará el dueño. Si no podemos llegar a ese mostrador por lo que sea, normalmente habrá representantes legales de la organización (azafatas, por ejemplo). No es asunto nuestro juzgar si son de fiar o no, sino poner los medios para devolver el aparato.

Y sí, el dueño de un bar es justo ese representante legal.

Segundo paso: comisaría

Si no tenemos un mostrador así cerca, o ya no estamos allí, el paso siguiente es acercarnos a una comisaría. Existe una posibilidad seria de que quien perdió el aparato haya denunciado su pérdida, y no hay mejor manera de ponerlos en contacto.

Ocasionalmente no se quieren hacer cargo. Volvemos al paso 1 o seguimos al 3.

Tercer paso: ponerlo a cargar

Si por alguna razón no podemos hacer ninguna de las anteriores (o en lo que encontramos tiempo para la segunda), lo apropiado es ponerlo a cargar. De este modo, si el aparato tiene conexión telefónica, hay alguna posibilidad de que el dueño lo localice con «Encuentra mi iPhone» y nos haga llegar un mensaje, con lo que podríamos hacérselo llegar (o hacerle venir a por él). Y si no, al menos podemos ir al paso 4.

Cuarto paso: Siri / agenda

En el improbable caso de que no haya mostrador de objetos perdidos ni ocasión de pasar por comisaría se pueden probar dos cosas. La primera es ver si no está bloqueado con contraseña (absurdo pero a veces pasa) en cuyo caso podemos identificarlo por sus mensaje de correo y contactarlo (por email o cruzando el dato con su agenda telefónica).

La segunda es usar Siri, que con frecuencia se puede activar sin pasar por la contraseña: manteniendo apretado el botón de inicio (si el aparato lo tiene) o la pantalla (si no) hasta que se active, y diciéndole «Llama a mi casa» (si somos muy curiosos podemos empezar por «¿Cómo me llamo?») en caso de que sea un iPhone… y/o «Escríbeme un mensaje de correo electrónico» si es un iPad (en caso de que haya varias direcciones nos las mostrará, con todos los datos que necesitamos para contactar).

Puede que el aparato no pueda conectarse a la red por falta de wifi, pero podemos usar el dato desde otra máquina.

Si no funciona… volvemos a los pasos uno o dos.

Posibilidades remotas

Puedes comentarlo en la Pecera u otros sitios parecidos. Así el dueño tiene alguna posibilidad de contactarte, demostrar que lo es y acordar un modo de recuperarlo.

Qué no vale para nada

No vale para nada llevarlo a un Apple Store. No se van a hacer cargo y no te van da dar datos de último dueño registrado.

Qué NO hacer

Nunca restauremos el aparato. Si lo hacemos, el dueño no podrá localizarlo… y además lo más probable es que tampoco podamos acceder, porque lo normal es que tenga la activación bloqueada.

Tampoco es buena idea regalarlo o donarlo, porque podríamos meter en un lío al receptor.

Qué NO hacer NUNCA

Jamás, pero jamás, intentes vender un equipo encontrado y bloqueado en el Zoco de Macuarium. Lo menos que te puede pasar es que recibas un aviso; lo normal es que pierdas acceso al Zoco, y posiblemente seas baneado de Macuarium. Y la cosa puede no acabar ahí.

Puedes comentar esta guía en los foros.