Para terminar la revisión de la estrategia de Apple en 2018-2019, entraremos un poco en la pata menos mediática (curiosamente) de Apple. La que Cook resalta cada vez más, y que en el primer capítulo de esta serie llamamos «Nuevos modelos de negocio».

La oferta de servicios de Apple es peculiar. A diferencia de otras tecnológicas, no se trata ya de un área de consultoría. Apple Consulting es una memoria que se va difuminando, y que hoy se sustituye con acuerdos con IBM. Tampoco se puede decir que iCloud sea una oferta de servicios, aunque es cierto que siguen cobrando por el espacio de almacenamiento.

No, los servicios de Apple son esencialmente formas de aprovechar el dinero que circula por su ecosistema, muchas veces creando «plataformas» para que otros puedan comerciar a través de sus productos. Un ejemplo evidente son los App Stores, como lo es iTunes o Apple Music. Uno menos tradicional es Apple Pay. Uno que no vemos en España pero funciona muy bien es Apple News, que intermedia en la distribución de contenidos de prensa. Otro menos evidente es el lado financiero, cuya estrella es el servicio de «renting» de iPhones por el que cada año (o dos años) cambias al último modelo a cambio de una cuota fija.

No serán los últimos, hay otros  nichos claros… y seguro que también alguno que no se nos ocurre.

Hace un año Cook ya anunció que esperaba doblar el importe de los servicios. Va camino de ello. Por de pronto está obteniendo unos márgenes que son la envidia de sus competidores.

Apple Pay se va extendiendo por distintos países y ampliando alianzas (recientemente en Alemania). El margen es mínimo, pero la propensión al uso es muy alta una vez que se tiene instalado… o dicho de otro modo, Apple gana poco con el servicio pero lo gana con frecuencia, y ganará más si se extiende en la compra online. Además, una vez tiene un pie en el mercado de medios de pago, se abren posibilidades (ver apartado financiero).

La estrategia de contenidos ha sido un poco curiosa, con más compras y alianzas de lo que Apple suele hacer. El cambio de foco de ventas de música a streaming ha disparado las ventas. A día de hoy, ya compite con (y hace sudar a) Spotify, el líder del segmento… y sigue creciendo. Ahora hay rumores de que quiere comprar a una emisora streaming llamada iHeart.

Parece que quiere competir también con Netflix. De acuerdo con la CNBC, Apple sigue apretando el acelerador en la creación de contenidos audiovisuales (hasta ahora eran series y documentales que se veían en la app de Apple Music) y «apuesta por combinar contenidos gratuitos y canales de pago» en una nueva aplicación de TV (de momento Apple TV sigue siendo un aparato iOS conectado a la tele y no una oferta de contenidos). De acuerdo con varias fuentes Apple está intentando lanzar varias series para toda la familia y agita un talón de 1.0000 millones de dólares para conseguirlo. Veremos cómo acaba: el talento cinematográfico de la casa estaba en Pixar y ahora lo tiene Disney… y es más fácil ver el Apple TV como un competidor de las consolas (si le dan potencia, que pueden) que como un servicio de contenidos. La prueba está en el casi nulo eco de la serie y los documentales que ya están distribuyendo.

Apple News está tomando un papel cada vez más serio, parecido al de iTunes en su día: es más caro para el generador de contenidos que otras opciones (aunque nunca tanto como imprimir y distribuir), pero funciona mejor y cuenta con la promoción de Apple. No sabemos si están ofreciendo ya a los editores las herramientas de creación que compraron, pero si es así, es una proposición muy atractiva. Tiene mucho por crecer. Entre otras cosas, apenas ha salido de EEUU.

El papel de la rama financiera es importante, y posiblemente peligroso: no sería la primera empresa que pierde el foco en este segmento. Además de intermediar en la financiación de sus aparatos, Apple cada vez más promueve el «iPhone como servicio» donde el cliente paga una cuota mensual a cambio del último modelo, renovado cada año o cada dos años (según la cuota pagada). Dependiendo del grado en que subcontrate estos servicios, Apple asume diferentes niveles de riesgo y complejidades de gestión que están muy lejos de sus competencias principales… además de gestionar un parque creciente de equipos que pueden saturar su programa de «refurbished». Como en el caso de News, es un servicio que apenas ha enseñado la patita fuera de EEUU: por ejemplo, en España es un banco el principal proveedor de renting de sus equipos.

En conclusión

Lo bueno de todos estos servicios es que (en general) descansan en la venta de hardware de Apple, que sigue siendo el eje de su rentabilidad. Hay una alineación entre los objetivos de las diferentes ramas. Y todos ellas se basan en la permanencia del usuario dentro del ecosistema Apple, haciendo que sea más conveniente resolver cada vez más problemas usando las herramientas que ya tiene.

Esto es, al mismo tiempo, su mayor debilidad. Una vez tengan suficiente volumen, el crecimiento natural de estas unidades les lleva a ofrecer servicios fuera del ecosistema, como hizo iTunes en su día vendiendo música para PCs, lo que diluye la experiencia Apple (que cada vez se diferencia menos por el lado hardware). Veremos por dónde acaban navegando.

¿Quo vadis, Apple (otra vez)?

¿Quo vadis, Apple (otra vez)? La escalada de precios.

Cuéntanos tu opinión en los foros.

Imagen: captura web de Apple.