¿Cuánto vale una libra de carne de Steve Jobs? No, no estoy pensando en escribir "El Mercader de Venecia 2.0" en línea con estos tiempos ridículos que corren. Realmente me lo pregunto. Y tiene miga. Veamos. Las acciones de Apple han bajado, pero ¡también lo ha hecho el peso de Jobs! ¿En qué medida?

Desde luego es una interesante cuestión. Uno pensaba que lo había visto todo. Pero no. Un señor se pone enfermo, y de repente hay quien exige que ponga por ahí su historial médico a la vista de todos. ¿Por qué? Ah, que, claro "vale dinero". Pero ¿dinero? ¿cuánto? ¿de quién? ¿Y quién quiere saberlo? Pues muy buena pregunta.

Quiere saberlo la denominada prensa económica. Cosa curiosa, llamarla prensa, porque la prensa informa de hechos. La económica suele más bien plasmar especulaciones, cuando no camelos como la "nueva economía" tan en boga antes del trompazo del 2000.

Quieren saberlo los "inversores". Bien. Pero ¿con qué criterio han invertido en Apple, si es una empresa que depende tanto de una persona? Pero ¿realmente depende mucho, o es algo que sostiene la "prensa económica" (que no es nada barata, y de hecho a demasiados les ha salido carísimo hacerle caso) y los "analistas financieros"?

La prensa económica no se ha caracterizado precisamente por su habilidad a la hora de hacer análisis o previsiones. Por supuesto, pueden informar (igual que el Pronto o el 10 Minutos) de que el presidente del Banco de La Chimbamba tiene un lío y su mujer le ha echado de casa. Claro, tal noticia puede tener repercusiones. Pero, aparte de eso, ¿publican algo más de interés? Yo diría que no. Al menos no he visto a la "prensa económica" advertir al personal de que los bancos de inversión se iban al garete, etc, etc. ¿Entonces? Pues, caray, ahora ¡hasta publican artículos sobre medicina, hablando de tumores de páncreas y demás! ¿Tendremos sección de Teoría Cuántica de Campos mañana?

¿Analistas financieros?. La memoria no me falla (y por despistado que sea, esto no se me olvida, ha ocurrido hace menos de un año), los analistos (sí, prefiero escribir la palabra con "o", es más apropiado) han evaporado miles de millones de euros/dólares/libras (ponga la moneda que más rabia le de) de sus clientes, y se han visto "sorprendidos" por un "imprevisto curso de los acontecimientos". ¡Peaso pitonisos! Y, exactamente igual que la "prensa" ésa, andan haciendo diagnósticos médicos, analizando el comportamiento de una compañía que en su vida han entendido (nunca supieron que iba a llegar lejos, por poner un ejemplo), y pontificando sobre su viabilidad.

Pero ¿estos serebros han hecho algo productivo en su vida alguna vez? Pues no se, pero creo que va a ser que no.

En fin, tan sabios elementos parecen estar convencidos de que una persona que "vale dinero" no disfruta de un derecho fundamental en cualquier estado democrático, que es el derecho a la intimidad, que engloba de forma especialísima a los datos relativos a la salud, que se consideran especialmente sensibles hasta en EEUU, país que prácticamente no goza de garantías legales que protejan la información de carácter personal.

¿Qué quieren que les diga? Pues, señores, ajo y agua. Los derechos fundamentales de una persona no son una entelequia "relativa", dependiente del precio de una libra (o un kilo) de su carne. Y si no les gusta la idea, pues, no sé, trabajen en algo productivo y jueguen a la loto como hacen otros en sus ratos libres. Pero dejen de marear la perdiz, que, caray, huele ya que alimenta (sí, los animalillos carroñeros se ven atraídos por estos olores).