De acuerdo con el Wall Street Journal, la firma de búsquedas comprará el 5% de AOL y queda como socio de referencia.

Esta decisión, que podría anunciarse formalmente la próxima semana, es el capítulo más reciente de la guerra que Microsoft, Yahoo y Google han mantenido por convertirse en el "padrino", si no el propietario, de la antigua referencia en Internet.

Microsoft quería unir sus contenidos y suscriptores de MSN a los de AOL y así además lanzar su nuevo sistema de búsquedas. Yahoo quería diversificar y (también) lanzar sus búsquedas renovadas. Y Google quería mantener el acuerdo que tiene con AOL para usar su motor de búsquedas, y además parar los pies a sus rivales.

Finalmente, Yahoo se retiró de la batalla en Noviembre y Microsoft hace unos días, más o menos cuando Time Warner (la empresa que integra a AOL) decidió que no iba a vender AOL sino solamente a buscarle un socio. Google se quedó sola.

Y ahora vas y…

Una vez el anuncio está en el aire, Steve Case, antiguo responsable de AOL que organizó la fusión con Time Warner (una operación extremadamente rentable para los accionistas de AOL), acaba de declarar que "la compra fue un error" y AOL debería venderse para que operase mejor de forma independiente.

Eso no importaría (a Case no le hacen caso en Time Warner) si no fuera porque hay muchos directivos de la casa diciendo lo mismo.

De modo que la historia de la empresa fundada para dar un servicio de comunidades a Apple aún no ha terminado.