Apple Computer Inc., con sede en Cupertino, California, podría estar en negociaciones con Intel Corporation para incorporar sus procesadores en sus próximos ordenadores Macintosh. Más aún, el propio CEO de Apple, Steve Jobs, podría anunciar esta alianza tan pronto como el próximo 6 de junio, en la inauguración de la WWDC (Worldwide Developer Conference) 2005.

Este es el contenido a grandes rasgos de la noticia que ayer publicaban la agencia Reuters y el Wall Street Journal, basándose en "informaciones contrastadas de distintas fuentes de alta responsabilidad en ambas compañías". Paul Thurrott, gurú tecnológico de Microsoft, anunció a bombo y platillo en abril de este mismo año, al término de la feria WinHEC 2005, que Apple adoptaría chips Intel como corazón del Macintosh este mismo año, según "cosas que había oído" en esa feria. ¿Cuánto hay de verdad en esto? Nadie más allá de unos pocos en California lo saben con seguridad. Puede que algo. Puede que nada. Es normal que Apple se mantenga en contacto con otros fabricantes de procesadores: sería un riesgo absurdo no hacerlo. Al fin y al cabo, Intel no es competencia de Apple.
El modelo que se sugiere es el de ordenadores Apple funcionando con microprocesadores Intel en una arquitectura propia para Mac, de forma que la versión de Mac OS X específica para estas máquinas no funcionaría en PC’s convencionales. Sea como sea, este cambio se me antoja complicado, a menos a corto-medio plazo, por varios inconvenientes fundamentales:
a) Mac OS X ha tardado años en conseguir asentarse entre los usuarios de Mac. Tiger supone la culminación de un trabajo que se inició el siglo pasado, y no veo a Apple tirando por la borda su base de usuarios PowerPC tan pronto.
b) Y la tiraría por la borda porque no hay aplicaciones que actualmente puedan ejecutarse en un supuesto Mac OS X sobre Intel. Esto es un inconveniente que a todo el mundo se le hace más que evidente cuando se detiene a pensar más de cinco minutos sobre el tema. ¿Es posible que tanto analista tecnológico, tanto periodista y tanto pez gordo del sector haya pasado por alto algo tan sencillo como esto?
Así que sería complicado (muy improbable, me parece a mí) que Jobs saliera a la palestra dentro de quince días en el Moscone Center y anunciara a bombo y platillo que Apple se moverá a la arquitectura x86 con chips Intel. Es cierto que torres más altas han caído, y que el propio Jobs apareció no hace mucho con el mismísimo Bill Gates en pantalla gigante para anunciar una alianza con el Gran Hermano Microsoft, asumiendo los abucheos del respetable. No creo que el ego de Steve se permita otra situación similar.
Sin embargo, cabe una alternativa. Mac OS X sobre Intel. Intel fabricando chips PowerPC. Todos contentos.
Intel ha visto cómo en los últimos meses el incremento porcentual de la potencia de sus procesadores se ha visto superado por el experimentado en la plataforma PowerPC de IBM. Pese a los problemas de fabricación de estos últimos, el G5 ha pasado de 2.0 a 2.7 GHz en menos de dos años, mientras que el Pentium 4 ha saltado de 3.1 GHz a 3.7 GHz en dos años y medio. Si no hubiera sido por los problemas de IBM, quizás el G5 podría estar actualmente a la par en velocidad de reloj con el buque insignia de Intel.
¿Sería tan descabellado en este panorama pensar en que Intel pudiera fabricar chips basándose en la plataforma PowerPC? De esta manera Apple se beneficiaría de algunas de las más eficientes cadenas de producción del mundo, Intel entraría en el paquete de chips "de moda" en las nuevas máquinas de juegos, y ni Reuters ni el WSJ se estarían pillando los dedos con tan comprometido anuncio.
Y hasta aquí puedo leer…