Se presentó en quince minutos, cuando Jobs lo había estado anunciando desde hacía meses. Es una de las claves para el modelo de negocio de Apple como distribuidor de contenidos. Y sin embargo, la impresión general es de falta de entusiasmo. ¿Porqué? 

Si uno pasa por los foros de Macuarium (específicamente, por aquí ) verá lo rápido que el entusiasmo de los usuarios se convirtió en duda y casi en decepción cuando las especificaciones del aparato fueron conociéndose.

"Es un Airport Express pero para vídeo" 

cterron lo dijo en los foros, y Apple lo dice en su comunicado de prensa: "una forma fácil y divertida de reproducir sin cables todo tu contenido favorito de iTunes desde tu Mac en tu televisión de gran formato, incluyendo películas, series, música, fotos y podcasts".

Los contenidos que se pueden ver son los que se sincronizan desde el Mac (el apple TV se "empareja" con un Mac concreto, y sincroniza automáticamente la biblioteca de iTunes como si fuera un iPod), o los que se envían mediante streaming desde cualquiera de otros cinco Macs o PCs (eso sí, para hacer streaming de vídeo hace falta contar con la nueva generación de Airport que también se anunció ayer).

Aunque el aparato está pensando para conectarse a televisores planos modernos, se puede conectar (con los cables apropiados) a los televisores tradicionales; eso sí, no incluye un euroconector ni siquiera en la versión europea (al menos de momento: se supone que saldrá a la venta en Febrero, aunque ya pueda comprarse en el Apple Store, así que es prematuro hablar de qué traerá la caja).

La resolución máxima es de 1280×720 (720p) no entrelazados, o 1080i, y soporta resoluciones menores al conectarlo a una tradicional (576p -formato PAL- o 480p).

. Eso sí, tiene sus exigencias, como podéis ver en la página de Apple: http://www.apple.com/appletv/specs.html

También se ha publicado un listado de TVs oficialmente "compatibles" .

El aparato cuenta con una conexión USB 2, pero no está pensada para conectarlo a un disco externo para transferir datos (aunque la apple TV tiene su propio procesador, no es un Mac)

Entonces, ¿no puedo ver mis Divx?

Pues no, aparentemente.

El aparato reproduce los mismos formatos que un iPod; de hecho, Apple lo presenta como parte de la gama (aunque quizá sea más bien un complemento). No reproduce formatos que no sean los del iPod. Si quieres ver tus Divx, tendrás que cambiarlos de formato. Algo para lo que probablemente aparezcan más utilidades en el futuro.

Tiene lógica. Ese formato es el utilizado para piratear contenidos: si Apple lo soportara, se estaría disparando en el pie ella sola. Y no sólo porque perdería ventas, sino porque perdería también el apoyo de los estudios.

Hay que recordar que existen varias aplicaciones para pasar una película en DVD a formato MP4 H.264 compatible con iTunes y (por tanto) con Apple TV, como Handbrake . Disponer de tus DVDs es perfectamente posible.

Pero vamos a ver, ¿tampoco puedo navegar por la web?

No. Este aparato no es una simple conexión inalámbrica entre la TV y el Mac (cosa que no estaría nada mal y seguramente acabe sucediendo en cuanto algún buen samaritano lo hackee) sino que pasa por iTunes e iPhoto. No nos permite simplemente poner en pantalla lo que queramos del Mac.

Al menos ¿graba los programas de la tele?

Pues no. No graba. Sólo proyecta contenidos. 

Bien. Pues ¿para qué narices vale?

El problema del apple TV  es que las expectativas levantadas no son razonables. Y que incluso las razonables tampoco están todas ahí.

Pero el hecho es que no es un mal aparato. Es un repetidor de contenidos del Mac que permite ver lo que tenemos, y lo que compramos (y lo que codificamos apropiadamente), en la pantalla grande. No tiene una resolución impresionante, no funciona con monitores menos nuevos (al menos, no con todos), pero para lo que debe hacer, no está mal. O al menos (corrijo) no parece que lo esté, porque hasta que lo hayamos probado no estaremos seguros.

Es, sencillamente, un complemento del ecosistema iPod-iTunes-iTunes Store. Se limita a éso. Habrá a quien le compense, y habrá a quien no. Desde España, donde el iTunes Store no permite comprar series ni películas como en los EEUU, y donde no existe el TiVO para grabar y gestionar los programas de la tele, no es tan fácil verle la utilidad como en la tierra de origen de Jobs. Pero no es (sólo) culpa del aparato en sí.

Un buen producto en un mal terreno 

Es de esperar que la posibilidad de comprar contenidos multimedia que necesiten la pantalla grande para ser exprimidos llegue algún día más allá de las fronteras del imperio. Mientras, o aprendemos a pasar los Divx a formato QuickTime, o… 

 

Puedes comentar el artículo en los foros