thumb_minimaidenDesde Mayo de este año, se venía rumoreando que Apple intentaba sacar subvenciones al estado de Carolina del Norte para montar su segundo datacenter, uno destinado a cubrir la costa Este de los EEUU. El rumor se confirmó, pero desde entonces se han confirmado pocas cosas más.

A comienzos de Junio, saltó la liebre cuando Carolina del Norte pasó una ley dedicada a dar beneficios fiscales a “una cierta compañía” a cambio de una inversión estimada en 1.000 millones de dólares a lo largo de nueve años. Los beneficios fiscales serían de 46 millones en 10 años y eventualmente de unos 300 millones en total. Por si a alguien le quedaban dudas, la propia gobernadora Bev Purdue declaró que Apple iba a ser la beneficiaria, y la inversión era un datacenter o “granja de servidores”.

Por el lado de los indígenas, el centro de datos debería ser interesante: aparte del trabajo durante la construcción, debería empezar por crear unos 50 empleos directos y unos 250 en contratistas varios. En total 3.000 puestos de trabajo indirectos (contando la construcción). Dado el nivel tradicional de paro en ése estado (alto; es un sitio vistoso pero poco dinámico) no es poca cosa. Se espera que Apple pague unos 10 millones de dólares en impuestos (en diez años) a pesar de los descuentos, sin contar consumos de agua, energía, y otros proveedores locales.

El centro en sí es uno de los mayors del mundo, con 500.000 pies cuadrados (unos 46.500 metros cuadrados). Se abastece con una canalización de agua de 36 pulgadas, fibra de vidrio dual y corriente (100 kilovatios, aunque se supone que el consumo será de una quinta parte) de Duke Energy al módico precio de 4 centavos el kilovatio/hora. Esto, mucho más que los subsidios, es lo que lleva a Apple a un sitio como Maiden  (unos 3.000 habitantes y famoso por su equipo de fútbol escolar). Como todos los operadores de centros de datos, buscan agua abundante y energía barata, junto con buenas comunicaciones. También puede haber influído tener un alcalde barbero, pero no es probable.

En total, esto es cinco veces lo que Apple tiene en Newark, en el centro que compró en el 2006, y al que se añade el más pequeño que está en el propio Cupertino.

La otra curiosidad del centro es que el rumor es de Mayo, el acuerdo es de comienzos de Junio, el 6 de Julio estaban en Maiden organizando reuniones públicas, a mediados de mes terminaban las expropiaciones y compras (la comisión para el desarrollo local ya tenía los derechos, y la compra se cerró el 21 de Julio) y había excavadoras en el terreno, y el comienzo del trabajo de campo estaba previsto para el 25 de Agosto… aunque se retrasó y al parecer sigue pendiente. Apple parece empeñada en que esté operativo cuanto antes y está apretando todas las clavijas posibles. La fecha de puesta en marcha prevista por Apple es Diciembre de 2.010, lo que da una idea de la prisa.

¿Quo vadis, Apple? ¿Al videoclub, o más lejos?

O dicho de otro modo, ¿a dónde vas? La pregunta, sin embargo, no es porque hayan elegido Maiden (es un buen sitio) ni porque hayan montado un segundo centro de datos (es bueno tener uno en cada costa), sino porque este centro es tan enorme. ¿Qué está preparando Apple, y a qué viene la prisa?

Siendo realistas, ni siquiera el rumor inmediato y evidente (Apple está a punto de empezar la comercialización masiva de películas en formatos de calidad dignos de verse en televisión, y necesita servidores y almacenamiento) justifica una inversión así. Apple hace lo que hace (que es más que eso) con muchos menos medios.

No hay pistas serias, pero eso no impide que cada uno apunte su propia quiniela en función de sus ideas favoritas. Los entusiastas del vídeo ya tienen la suya, pero es mucho más interesante la de los que piensan que Apple va a competir con Google y Microsoft en su propio terreno.

Y es que ese terreno está cada vez más cerca de la estrategia de Apple: Microsoft ya ofrece la beta de su Document Collaboration para Office en Mac, facilitando subir y compartir archivos en servidores Sharepoint y escritorios Live, desde comienzos de año y muy discretamente. Google Docs está compitiendo con iWork tanto como con Office, ofreciendo un servicio gratuito para la mayor parte de los usuarios.

Apple no se está quieta en este terreno, y llevamos tiempo hablando de sus esfuerzos para fomentar aplicaciones web (y Safari ya incorpora casi todo lo necesario). Puede que esto sea parte de la respuesta, yendo más allá de iWork.com.

iworkom

Con iWork.com, Apple ha lanzado funciones de colaboración para sus aplicaciones iWork, pero aún no están precisamente maduras, y no parecen un gran reto para las que ofrece Google. Si añadimos la estrategia de Microsoft, veremos que la suite de Apple está bastante rodeada.

Sumando todo ello (junto con una cierta dosis de incombustible optimismo) es relativamente fácil concluir que al menos parte de ese nuevo centro de datos va a estar dedicado a la “nube ” de Apple, y que dicha nube va a ser algo mucho más gordo que MobileMe y e iWork.com.

¿Entre Office y Google Docs?

Ahora mismo Microsoft está lanzando enormes cantidades de humo sobre la accesibilidad de versiones web de las aplicaciones principales de Office. Google tiene productos reales y eficientes, pero también problemas serios para que las empresas se fíen de su seguridad. Otros competidores hacen cosas más que dignas, pero generalmente o tienen poca visibilidad, o son especialistas en algo muy concreto. ¿Puede existir un hueco para Apple?

iWork es una plataforma más potente de lo que parece. Incluye las prestaciones que la gente realmente usa para trabajar en el 95% de los casos (o más), y añade una capa de presentación que la diferencia. iWork.com no es más que una beta, y no se puede decir que impresione, pero desde luego es una declaración de intenciones.

Por otra parte, simplemente iWork con herramientas para compartir no justifica la inversión en servidores que está haciendo Apple. O bien estamos hablando de algo mucho más serio (quizá con capacidades de colaboración capaces (por ejemplo) de dar servicio completo a una clásica PYME mackera, quizá un rival online para Office con capacidad de funcionar offline ocasionalmente gracias a HTML 5) o bien estamos hablando de algo demasiado insignificante tanto para la cuenta de resultados como para la estrategia de Apple: una revisión y actualización más que una novedad.

La explicación prosaica

Si descartamos la suite online y el impacto del vídeo, parece que no habría explicación. Pero puede que nos estemos dejando una posibilidad: que Apple diga la verdad y se trate solamente de refuerzos para iTunes y Apple Store.

Puede que sencillamente Apple ya esté usando esa nueva capacidad: que a día de hoy, esté reforzando sus servidores con “nubes privadas” en servicios de terceros, sea Google, Amazon, o cualquiera de los muchos proveedores más discretos y corporativos que están ya funcionando. No hemos encontrado información precisa sobre esto, pero tampoco es algo que suela anunciarse. Sabemos que usan recursos de Akamai y Limelight Networks para la distribución de contenidos por todo el mundo con agilidad (música, actualizaciones, aplicaciones), pero no que usen sus centros de datos para nada más. Eso sí, a Limelight le contrataron directamente después del fiasco del lanzamiento de MobileMe y las cuentas de correo, algo distinto de simple distribución de contenidos.

Si es así, es muy razonable pensar que Apple quiera aumentar la escala y capacidad de los medios propios con los que cuenta, y mantenerlos (mayormente) dentro de casa, donde generalmente serán capaces de mantener mejor control y mejores precios. En este caso simplemente estaríamos viendo una reorganización de recursos, con un poco de espacio para crecer a gusto… y posiblemente para algunos servicios adicionales interesantes. Quizá más vídeo. Nada revolucionario.

Salvo para Maiden, Carolina del Norte. Evidentemente.

 

Puedes comentar el artículo en los foros.